Jordi Alba, frente al Espanyol con la camiseta del Barça.
Jordi Alba, frente al Espanyol con la camiseta del Barça. EFE

El quinto puesto en el que Leo Messi ha quedado en el Balón de Oro 2018 ha sido objeto de gran debate en los últimos días. Defendido por los que han considerado que el argentino ha estado lejos de su mejor nivel en los días clave del año, y criticado por los que le consideran el mejor jugador del momento, Jordi Alba ha tenido claro en qué lugar alinearse.

El lateral blaugrana tiene clara su postura, hasta el punto de criticar el galardón entregado por la prestigiosa revista francesa France Football: "El Balón de Oro es una mentira. Leo es el mejor del mundo siempre. Lleva 12 ó 14 años siendo el mejor con mucha diferencia. Hay muchas campañas con jugadores que está claro que son muy buenos y se lo merecen. Pero al final esto es un premio al mejor, no a los títulos. Los títulos los ganan los equipos".

En cualquier caso, era un día muy cómodo para defender a Leo Messi, porque su actuación en el derbi catalán frente al Espanyol fue sencillamente una exhibición. Con dos golazos preciosos de falta y una constante influencia en las acciones ofensivas de su equipo, el argentino masacró al equipo de Rubi y se ganó los elogios, un día más, de todo el mundo del fútbol.