Joel González, oro en el Open de España de Taekwondo 2015
Joel González posa con su medalla oro en la categoría -63 kg del Open de España de Taekwondo 2015, disputado en Pontevedra. PERFIL DE TWITTER DE JOEL GONZÁLEZ (@joelgonzaleztkd)

El gerundense Joel González, campeón olímpico de Taekwondo en Londres, fue uno de los nueve oros que cosechó el equipo español en el Open de España celebrado en Pontevedra el pasado fin de semana. Un oro que se unió, entre otros, al de las hermanas Calvo, Eva y Marta, al de Rosanna Simón o al de Brigitte Yagüe, y que se completó con una medalla de plata y otras ocho de bronce. "Es un muy buen campeonato a nivel  internacional, porque reúne  a muchos taekwondistas de Europa y África", destaca González en conversación telefónica con 20minutos.

El fraude convierte en el espectáculo deportivo  en un mero teatro

El luchador catalán afronta una época de adaptación progresiva, no tanto por su paso de la categoría -58 kilos a -63 kg ("poco traumática, porque yo era de los que tenía que bajar de peso y en ese sentido, bien", comenta); más bien por la rotura de un ligamento posterior en la rodilla izquierda que le obligó a pasar por el quirófano. "La verdad, poco a poco me estoy encontrando mejor", aporta al respecto.

Joel es uno de los exponentes del gran momento actual del taekwondo español, un deporte cuyo poderío internacional defiende con una máxima de titular: "España es al taekwondo como Jamaica o Estados Unidos para las  pruebas de velocidad". O lo que supone el balonmano en Francia a nivel de selección, que diría otro. Y engorda su tesis: "Aquí hay gente muy buena, con ganas de llegar lejos. Nos retroalimentamos unos a otros y hasta diría que es más difícil ganar un Campeonato de España que un Europeo, no por la competición en sí, sino porque tenemos a cuatro o cinco taekwondistas muy buenos en cada peso, pero al Europeo al final va un representante por categoría. Ese gran nivel, esa lucha interna, es la quiero dar a entender".

Pero también un poderío clandestino en cuanto a cobertura mediática, un problema endémico para muchas actividades físicas a nivel 'profesional'. "Yo no me quejo a título personal, pero que mi posición sirva para reivindicar este deporte. Mi final en los Juegos de Londres fue la segunda prueba olímpica más vista en España tras la final del baloncesto. ¿Por qué esperar otros cuatro años para ver algo así?". El formato de competición, desde luego, no sería mal aliado para seducir a las teles y podría imitarse el ejemplo vivido en los últimos tiempos con el bádminton, un logro gestado en los éxitos de Carolina Marín.

Una cuestión de visibilidad

"Hablamos de combates de seis minutos, más dos descansos… En diez minutos tienes un combate… Pero si no le das visibilidad, la gente no lo consume o ni tan siquiera sabe dónde verlo. Es cierto que las nuevas tecnologías aportan nuevas plataformas, pero la televisión sigue siendo la que manda… Si no tenemos esa visibilidad, ese trabajo oscuro del día a día no es que no tenga sentido, es que no hay opción de afrontarlo… La gente pide medallas, pero eso no es algo de un día, lleva mucho esfuerzo detrás; y los luchadores tiene que vivir".

Hasta diría que es más difícil ganar un Campeonato de España que un Europeo

Ese "silencio", ese agravio que González ve en el hecho de que muchos éxitos en un deporte tienen su correspondencia en el taekwondo, pero no su porción de cobertura, alimenta cierto pesimismo en el de Figueras: "Te podría hablar de gente campeona del mundo en este deporte que nadie, o pocos, conoce. Hablamos de campeones mundiales. Mediáticamente, dentro de los deportes minoritarios hay deportes más minoritarios, que casi no existen. Y somos de estos…".

"Ahora mismo soy pesimista, ojalá que me equivoque, pero creo que el deporte minoritario o con poca presencia mediática va a acabar desapareciendo. Soy pesimista porque lo veo en compañeros, me duele y es la verdad, gente que lo deja porque tiene que vivir. Yo puedo, soy un afortunado, pero es muy injusto".

¿Por qué tienen tanto predicamento en nuestro país las artes marciales? Este licenciado en Criminología aporta su versión: "Yo diría que tenemos mucha cultura en estos deportes un poco por  nuestra forma de ser. Son deportes con una filosofía que cultiva, que educa, que aporta coordinación, deportes limpios y nobles, con estrategia… A la gente le gusta y se engancha".

El fraude, una amenaza

Sobre su finalizada colaboración con la Liga de Fútbol Profesional en asuntos de fraude deporte, a través de un Departamento de Integridad. González no cierra un retorno para el futuro: "No pude seguir por una cuestión de incompatibilidades. Ahora vivo en Barcelona y no me quería marchar porque trabajo con un grupo magnífico, pero me pedían que estuviera presencialmente en Madrid para el día a día. Era algo que me obligaba a cambiar de sede de entrenamientos, de dinámicas… Veremos en el futuro. Me consta que estaban contentos con la labor y también he sido un pionero en la formación a nivel europeo".

Tenemos mucha cultura en estos deportes un poco por  nuestra forma de ser

Varios deportes, y entre ellos el fútbol, han deparado en los últimos meses novedades relacionadas con los amaños y su erradicación. "Es muy fácil apostar hoy en día gracias a Internet y puedo hacerlo desde casa, aquí pero a través de un tercer país donde estas cuestiones, a lo mejor, no se persiguen de la misma manera. Un mundo complejo. Es complicado. Y la lucha ha ganado en seriedad. Incluso las propias casas de apuestas están creando sus departamentos específicos".

Los amaños desnaturalizan el deporte, le arrebatan su esencia, según considera González. "Una obra puede ser mejor o peor, te puede gustar más o menos, pero el argumento es el que es. El fraude convierte en el espectáculo deportivo  en un mero teatro, en este sentido. Y lo bonito del deporte es esa incertidumbre, ese no saber qué va a pasar, más allá de pronósticos o favoritismos".