Joaquín Sánchez y Marc Bartra.
Joaquín Sánchez y Marc Bartra. EFE

Fue una noche para recordar en el beticismo, después de que el Betis lograse la clasificación para las semifinales de la Copa del Rey tras eliminar en la prórroga al Espanyol, lo que se sumó a la eliminación del Sevilla, que cayó con estrépito en su visita al Camp Nou, perdiendo la renta de dos goles obtenida en el encuentro de ida.

Una de las imágenes más curiosas de la noche la compartió El Chiringuito, cuando Joaquín atendió a los medios de comunicación tras el choque de su equipo, y mientras se estaba disputando el encuentro entre el Barcelona y el Sevilla, lo que derivó en una curiosa situación cuando el equipo blaugrana marcó el quinto tanto de la noche y se escucharon los gritos de júbilo en el vestuario verdiblanco.

"Nosotros estamos contentos, independientemente de que pase el Barcelona, pero el Sevilla es un grandísimo equipo que ha competido muy bien. Lo que pasa que el Barcelona, en su casa, y siendo el equipo que es, pues te pueden pasar estas cosas", afirmó el jugador bético, antes de retirarse.

Sin embargo, cuando entró en el vestuario local, se le escuchó gritar un "A mamarla", que dejó claro que sus declaraciones de puertas para fuera no fueron del todo sinceras.