Joaquín durante un partido con la selección
Joaquín durante un partido con la selección (Emilio Naranjo/EFE). Agencias

El entrenador del Betis, Javier Irureta, reconoció que el deseo de Joaquín de marcharse del equipo sevillano "es un contratiempo grande", aunque aseveró que "entiendo al jugador y al club. No voy a esconder que esta situación es un contratiempo grande y grave, ahora que queda tan poco para el comienzo de temporada".

El entrenador verdiblanco apuntó que el del Puerto de Santa María "dice esto ahora que hay ofertas, como la que llegó ayer del Valencia", y advirtió que "si se queda, debe estar tan implicado como el que más. La verdad es que es una situación que no ayuda a que el Betis llegue en las mejores al comienzo de temporada. No sé qué va a suceder".

Anunció su intención de marcharse al Valencia 

Joaquín no quiere seguir en el Betis. Así lo manifestó este miércoles el jugador en una rueda de prensa en la que desveló que tiene una importante oferta del Valencia.

Según el propio Joaquín, el Valencia ha ofrecido 15 millones de euros y el traspaso de Mario Regueiro por hacerse con los servicios del jugador del Betis.

Joaquín confesó que el Valencia "colmaría mis aspiraciones porque es un equipo de Champions que ha conseguido títulos recientemente", y dio a entender que ya había estado en contacto con responsables técnicos valencianistas.

Joaquín, que no había efectuado declaraciones desde que, tras las vacaciones, se reincorporó a la disciplina de su equipo, indicó que se había decidido a hablar "porque he estado escuchando cosas que no son ciertas, gente dice que quiero quedarme cuando en el club saben desde hace dos meses que me quiero ir".

Molesto con el Betis

El extremo bético dijo estar "molesto porque el club se cierra en banda ante todas las ofertas que llegan y remite a mi cláusula", de 60 millones de euros. Pese a ello, recalcó que "no me arrepiento de haber rechazado en su momento ofertas para salir ni de haber firmado un contrato porque nadie me puso una pistola en el pecho para firmarlo".

Estoy molesto con el Betis porque siempre se cierra en banda ante todas las ofertas que llegan y remite a mi cláusula

El internacional español quiso recalcar que entiende "que a la afición no le guste escuchar lo que digo" pero pidió que "por un momento, piensen en mi situación. No estoy anímicamente porque -reiteró- creo que ha llegado el momento de irme".

Joaquín dijo que "no me quiero ir del Betis de mal rollo. Si no puedo irme por la puerta grande, al menos que sea con la cabeza alta". Además, aseguró que "si un club paga una cantidad de dinero por mí, el Betis se podría reforzar".

Por último, Joaquín aclaró que "aunque queden quince días para empezar la Liga, no dejo tirado al Betis", ya que "avisé de que quería irme hace dos meses". Sin embargo, se mostró resignado al declarar que "si no se acepta ninguna oferta por mí, tendré que quedarme aquí, jugar con el Betis y cumplir mi contrato".