Javier Fernández, sobre sus palabras sobre los gays: "Hay gente que lo entendió mal"

  • Terminó cuarto en la prueba masculina de patinaje artístico de Sochi.
  • "Lo luché, intenté hacerlo lo mejor posible", asegura, y agrega: "Puedo intentarlo más veces y hay otras muchas competiciones que también se pueden ganar".
  • Sobre sus declaraciones malinterpretadas refereridas a los gays en Sochi, dice que tuvo "un par de días malos" después de aquello.
  • "He recibido un mensaje que dice: 'Has quedado cuarto y eso es karma', por ejemplo. Yo en ningún momento he querido hacer daño a nadie", aclara.
El español Javier Fernández ejecuta su programa libre de la competición individual masculina de patinaje artístico de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, en Sochi, Rusia.
El español Javier Fernández ejecuta su programa libre de la competición individual masculina de patinaje artístico de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, en Sochi, Rusia.
EFE

El español Javier Fernández, doble campeón de Europa de patinaje, fue protagonista este viernes, del principal disgusto de la delegación española en los Juegos de Sochi, al perder por muy poco la medalla de bronce por un fallo de cálculo en el programa libre.

En una entrevista con la que tuvo lugar en la Villa Olímpica de Sochi prácticamente 24 horas después de que arrancase la competición en la que se llevó un buen disgusto, al tener que conformarse con el nunca agradable cuarto puesto, 'SuperJavi' comentó cómo se encuentra y cómo le afectaron estos días los asuntos extradeportivos previos a su entrada en competición, cuando se malinterpretaron unas palabras suyas referidas a la homosexualidad.

Todo el mundo se llevó un disgusto, pero usted el que más. ¿Cómo pasó la noche? ¿Pudo sacar alguna lectura positiva? Tiene sólo 22 años y cuenta con un cuarto puesto en Juegos, un tercero en un Mundial y dos títulos de Europa. Por delante le queda aún mucho por hacer, ¿no?

Sí, sí. Por supuesto. Además, estoy contento con el trabajo que he hecho en esta competición, sobre todo ayer. Lo luché, intenté hacerlo lo mejor posible. Y me quedó el buen sabor de boca que a veces en alguna competición en la que eres primero no se te queda.

Yo tengo la conciencia tranquila. Soy joven, puedo intentarlo muchas más veces y hay otras muchas competiciones de alto nivel que también se pueden ganar. Hay que seguir trabajando y mejorando para conseguir más títulos.

Sea sincero. ¿No hubo cosas extradeportivas que le pudieron tocar a usted durante las jornadas previas a la competición? ¿No se generaron a lo mejor demasiadas expectativas en torno suyo?

Hay muchas cosas que te puedan llegar a tocar. Eso es algo que depende de la persona. De lo que te importe lo que tienes alrededor. O de lo que esté pasando alrededor. Personalmente, si siento que algo me está provocando presión lo intento hacer desaparecer. Si me presionan con las entrevistas, pido no hacer más hasta después de la competición.

Creo que lo más importante es que el deportista esté tranquilo. Que esté pensando en sus cosas, en lo que tiene que hacer.

Pues por eso mismo. A usted lo metieron en una fiesta a la que no deseaba asistir. ¿No?

Ya. Bueno. La verdad es que tuve un par de días malos, porque en ningún momento yo quería estar metido ahí. Me vi envuelto en una serie de comentarios, de declaraciones, que me pillaron de sorpresa. Porque yo en ningún momento había creído que lo que había dicho se iba a entender de esa manera. No sé si se entendió mal, si lo escribieron mal... pero ya pasó. Yo ya pedí disculpas. Tuve un par de días malos, sí. Y bueno...

O sea, que sí que lo descentraron, al fin y al cabo.

Sí. Pero no le voy a echar la culpa a eso. Pasó justo el día de la Apertura. Tuve días para calmarme, para olvidarme de ello. Y luego tenía mucha gente alrededor que me apoyaba, que me decía que ni escuchara lo que la gente dijese y que me centrara en lo mío.

Ha habido gente que lo ha entendido y hay otra gente que no. Hoy he recibido un mensaje que dice: "Has quedado cuarto y eso es karma", por ejemplo. Yo en ningún momento he querido hacer daño a nadie. Y parece que hay gente que cree que he intentado hacer daño y ahora me intentan hacer daño a mí. Creo que hay gente que ha entendido mal absolutamente todo y lo pagan conmigo.

Volvamos a lo estrictamente deportivo. ¿Superó ya el enfado, o el disgusto, por lo de ayer? ¿Le dio muchas vueltas? ¿Qué hizo?

Insisto en lo que dije antes. Estoy contento con toda la competición. He hecho lo que he podido, al cien por cien. Está claro que las cosas no han salido perfectas. Pero cuando tú terminas satisfecho contigo mismo, no puedes estar enfadado o disgustado.

Patinaron mejor que yo, tuve yo algunos fallos importantes que a lo mejor en otras competiciones no hubiesen sido tan importantes, pero que en esta, como hemos estado muy cerquita, sí que lo han sido. Y, nada, así se han quedado las cosas. Un cuarto puesto tampoco está tan mal para un deporte nuevo en España. Yo todavía estoy aprendiendo y tengo margen para mejorar.

¿Qué le dijo Brian Orser, su entrenador?

Brian está contento. Sé que le hubiese gustado que yo estuviera en el podio, porque llevamos trabajando muy duro y mucho tiempo juntos. Él siempre me va a apoyar. Me dijo que el cuarto puesto es un puesto increíble. Y que hay que seguir trabajando, sin mirar al pasado. Tengo que estar contento de haber sido cuarto en unos Juegos. No todo el mundo puede decirlo.

¿Y sus padres? ¿Qué le dijeron?

Mis padres estaban encantados. Mi madre estaba muy contenta. Pero mis padres siempre van a estar ahí, lo haga bien o lo haga mal. Siempre van a estar ahí, apoyándome. Nunca van a estar tristes. Al revés. Siempre están alegres, por si acaso estoy triste.

Y ahora, ¿qué hará?

Me quedo hasta el 23, que me iré directo a Toronto. Seguiré entrenando, pero también intentaré disfrutar un poco de los Juegos. Quiero ver algún otro deporte. Quiero ver algún partido de Canadá de hockey. Y puede que algún día suba a las montañas a ver competir a otros españoles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento