Javier Fernández
Javier Fernández, con una bandera española tras lograr el bronce olímpico. EFE

El patinador madrileño Javier Fernández dio este sábado otra medalla a la delegación española presente en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang (Corea del Sur) al ganar un bronce histórico en la modalidad de patinaje artístico sobre hielo.

El bicampeón del mundo, de 26 años, hizo historia en el Gangneung Ice Arena con su metal, el primero del deporte sobre hielo español, de poca tradición en España, el segundo de la cita tras el bronce de Regino Hernández en snowboard y el cuarto en total de España tras el oro de Francisco Fernández-Ochoa en el eslalon de Sapporo 1972 y el bronce de su hermana Blanca también en eslalon en Albertville 1992.

Cuatro años llevaba esperando el madrileño para quitarse la espina de lo sucedido en Sochi. Tras un Programa Corto excelso, el hexacampeón de Europa rayó también a gran altura en el Largo, pero no pudo con el gran favorito, Yuzuru Hanyu, que logró renovar un título, algo que no sucedía desde que lo hiciese el estadounidense Dick Button en 1948 y 1952, ni con el joven Shoma Uno, que le arrebató la preciada plata por casi el mismo escaso margen con el que el kazajo Denis Ten le quitó el bronce en 2014.

Sin embargo, Fernández se aseguró el tercer metal, un premio para una carrera plagada de esfuerzo, trabajo y sacrificios para consagrarse como uno de los mejores patinadores del mundo. A punto de cumplir los 27 años, PyeongChang 2018, sus terceros Juegos, se presentaba para él su última oportunidad de conseguir esa ansiada medalla olímpica que por fin llegó para adornar ya un palmarés enorme con dos campeonatos mundiales, un bronce mundial y seis títulos europeos.

Y lo hizo tras un concurso extraordinario por la calidad de todos los aspirantes, aunque al final no hubo sorpresa en el podio, pese al gran ejercicio del estadounidense Nathan Chen, el mejor del Largo con 215.08 puntos y que arriesgó con hasta seis cuádruples, fallando solo en uno, pero que pagó sus errores del Corto para quedarse finalmente quinto, por detrás del chino Jin Boyang, cuarto el viernes y que no pudo inmiscuirse entre los tres favoritos, que se fueron por encima de los 300 puntos en la puntuación final.

Javier Fernández afrontaba el Programa Largo decisivo avalado por su gran ejercicio de 24 horas antes, que le había dado la segunda mejor nota (107.58) y le hacia soñar, no sólo con el podio, sino con pelearle el oro al japonés Yuzuru Hanyu (111.68). Pero el actual campeón no dejó excesivo margen y, antepenúltimo a la hora de competir, se mostró a gran nivel, como si su lesión de tobillo de noviembre no hubiese existido y pese a un pequeño error en un cuádruple se puso con 317.85 puntos rozando el oro.

Tras él, iba el patinador español, dispuesto a asegurarse la medalla y no esperar presa de los nervios a lo que hiciese Shoma Uno. Con su Quijote de 'El Hombre de la Mancha', el madrileño firmó también un gran Programa Largo (197.66), con algún ligero error pero limpio, y que le sirvieron para irse por encima de los 300 puntos también (305.24) para ya instalarse en el podio.

Faltaba el japonés de 20 años Shoma Uno para decidir si sería como segundo o como tercero, y el asiático también demostró su calidad para sumar la tercera mejor nota del Largo (202.73) y superarle por poco más de un punto, dejando a Javier Fernández con un bronce que no empaña su entrada en la historia del deporte español.

Clasificación tras el Programa Largo

1. Yuzuru Hanyu (JAP) 317.85 puntos.

2. Shoma Uno (JAP) 306.90.

3. Javier Fernández (ESP) 305.24.

4. Jin Boyang (CHN) 297.77.

5. Nathan Chen (USA) 297.35.