Gol de Japón ante Australia
Tadanari Lee, jugador de japón, celebra su gol en la final de la Copa de Asia ante Australia. Stringer / EFE

Japón se proclamó campeón de la Copa de Asia 2011 al derrotar a Australia (1-0) y entró en la historia de la competición futbolística al ser el primer país que consigue cuatro coronas continentales.

Tanadari Lee, delantero del Japan Sanfrecce Hiroshima, se convirtió en el héroe de los "samuráis azules" al marcar en el minuto 110 de la prórroga en un clamoroso error de la zaga australiana tras un partido jugado de poder a poder con alternativas en los dos áreas.

Australia fue mejor pero se topó con el meta Kawashima

Australia, que aspiraba a coronarse por primera vez en su segunda participación, mejoró respecto a los partidos anteriores y disfrutó de las mejores oportunidades para llevarse la copa, pero se topó con un inconmensurable Kawashima.

El meta del Lierse belga, elegido el mejor jugador de la final, desesperó a la vanguardia de los "socceroos" con una serie de espectaculares manos.

La última de ellas, ya en la prórroga, a cabezazo de Robbie Kruse, que entró en los minutos finales para reemplazar a un cansado y desafortunado Harry Kewell, que como el resto de jugadores oceánicos no tuvo su noche.

Japón echó mucho de menos a su incipiente estrella, el enganche del Borussia de Dortmund, Shinji Kagawa, que hoy ni siquiera pudo estar en el campo.

Sus compañeros le ofrecieron la victoria, que vio ya en Alemania, donde viajó el viernes para tratarse de la lesión en el quinto metatarsiano del pie, que se produjo en el la semifinal contra Corea del Sur y que le hará perderse toda la temporada.

Sin su concurso, los nipones encontraron muchas dificultades para hilar el juego en el centro del campo y penetrar la barrera defensiva diseñada por el alemán Holger Osieck, pero al final se llevaron la victoria en la prórroga.