Ullrich
El ex ciclista alemán Jan Ullrich en el momento de su detención en Mallorca EFE

Jan Ullrich ha confesado su drama particular en declaraciones al diario Bild, después de haber sido detenido por asaltar la casa de su vecino, Til Scheweigner, director de cine y actor, en Mallorca. El exciclista fue puesto en libertad por el juez este sábado, aunque cae sobre él una orden de alejamiento.

"La separación de mi mujer y la distancia con mis hijos, que no he visto desde Navidad, con los que apenas he hablado, me han llevado a hacer y tomar cosas de las que me arrepiento", explica Ullrich, quien asegura que está yendo a terapia "por el amor" a sus hijos y que ha tenido problemas con el alcohol y las drogas.

Además, el exciclista da su versión de los hechos que le llevaron a ser detenido: "Fui y llamé, pero nadie me escuchó, así que entre en la propiedad. Una vez allí me encontré con alguien que perdió el control y hubo algo de combate verbal", comenta.

"También hubo palabras con Til y algún toque en el hombro", añade Ullrich, quien resta importancia al episodio y asegura que está listo para pedir perdón aunque también espera una disculpa.