James Rodríguez, durante el encuentro entre Colombia e Inglaterra de Rusia 2018.
James Rodríguez, durante el encuentro entre Colombia e Inglaterra de Rusia 2018. EFE

El futuro de James Rodríguez sigue siendo una incógnita. El colombiano disfruta de sus vacaciones tras competir en la Copa América pero está citado por Zinedine Zidane el próximo 22 de julio. No obstante, su salida del Madrid se da por hecha y solo falta saber el destino.

Atlético de Madrid y Nápoles se disputan el fichaje del sudamericano, aunque su salida de la capital de España sigue alargándose por las diferencias entre el Real Madrid y el equipo italiano: los blancos solo permitirán una salida en forma de traspaso y por 42 millones, mientras los sureños quieren una cesión.

Las condiciones del Madrid han provocado las críticas del presidente del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, quien se mostró enfadado en Dimaro, la sede de la pretemporada de su equipo.

El dirigente criticó que el Madrid haya cambiado de opinión con respecto al año pasado, cuando permitió que James jugara a préstamo en el Bayern de Múnich: “No entiendo por qué al Bayern se cedieron, cuando tienen tres veces nuestro presupuesto, y a nosotros nos piden 42 millones".

El Nápoles quiere evitar el desembolso que supondría el traspaso porque “así me permitiría fichar también a otro”.

De Laurentiis fue tajante y sus declaraciones pueden acercar al colombiano al Atlético de Madrid: "Si James pudiera llegar cedido, nadie diría que no, porque así me permitiría fichar también a otro. Si, en cambio, debo escoger entre él y otro futbolista, que igual incluso me cuesta más, debo pensar en el otro, porque puede que sea también más joven. ¿Pépé? Podría ser él o no, veremos".

Ante esta situación, el Real Madrid tendrá que decidir si le vende al jugador a un rival directo como es el Atlético o si le conviene esperar para terminar cerrando un acuerdo con el Nápoles.