Balonmano
Balón de balonmano. EFE

De ganar un título en Europa (la EHF), acariciar una Champions y dominar las competiciones españolas a abandonar por la falta de músculo económico  la División de Honor femenina de balonmano. Este ha sido el camino de la Sociedad Deportiva Itxako de Estella (Navarra), que hasta hace dos años fue el equipo más potente del balonmano femenino español y que ahora renuncia a su plaza en la liga nacional por no disponer de recursos económicos.

El Itxako terminó la pasada temporada en el undécimo puesto de la clasificación

Así lo ha anunciado esta semana la directiva del club en un escueto comunicado en el que dice que el equipo renunciará esta semana a su plaza de División de Honor "al no disponer de los suficientes recursos económicos para poder competir la próxima temporada 2013-2014 en la máxima categoría del balonmano español". "La situación económica actual del club -añade-, así como la imposibilidad de concretar la distintas posibilidades de patrocinio que la S.D. Itxako ha trabajado este último año que sustituyan al desaparecido patrocinador principal, ha llevado a la Junta Directiva a tomar esta decisión".

El equipo femenino del Itxako se proclamó campeón de la liga por primera vez en la temporada 2008/09 y logró la Copa EHF, abriendo un ciclo de éxitos deportivos que le llevó a ganar de nuevo la liga al año siguiente, la Copa de la Reina y la Supercopa de España. La temporada 2010/2011 fue la más brillante del equipo al proclamarse campeón de la Liga, de la Supercopa de España, de la Copa de la Reina y subcampeón de la Copa de Europa, al perder la final contra el Larvik noruego.

Sin embargo, esta temporada reveló los graves problemas económicos del equipo, lo que llevó a las principales jugadoras, entre ellas varias internacionales, y el cuerpo técnico a denunciar al club. Las grandes estrellas abandonaron la entidad. La detención del propietario del principal patrocinador del club, la inmobiliaria Asfi, por una supuesta estafa, agravó la situación del equipo, que con una plantilla confeccionada contrarreloj terminó la pasada temporada en el undécimo puesto de la clasificación. Su relevo, al menos en las competiciones estatales, lo recogió esta campaña el Bera Bera de San Sebastián.