"Quería retirarme después de ganar otra medalla, el número de Juegos Olímpicos disputados no es un fin en sí mismo. Simplemente sentía que en Río podía competir de verdad por el oro. ¿Qué pasará en los próximos juegos Olímpicos? Solo Dios lo sabe. En principio, nada es imposible", apuntó Isinbayeva en declaraciones al diario ruso Sport-Express que recoge Europa Press.

A sus 34 años, la rusa puso el ejemplo de Beitia, quien ha "ganado el oro en salto de altura con 37 años". "Resulta que es posible ser campeona olímpica a esa edad. Sin embargo, ya anuncié mi retirada y mi intención de concentrarme en otras cosas. Y en general mi vida ha cambiado. Ya veremos según se vaya acercando Tokyo 2020, el tiempo dirá. No voy a decir un 'no' rotundo, pero tampoco voy a prometer nada", concluyó.

Esta reflexión de Isinbayeva llega cuatro días después de que anunciara su retirada en una rueda de prensa celebrada en Río de Janeiro. La pertiguista, doble campeona olímpica, no pudo participar en los últimos Juegos debido al veto de la Federación Internacional (IAAF) al atletismo ruso, a la vista de un informe independiente que denunciaba dopaje de Estado.