Isaiah Thomas es un jugador de culto en la NBA. El habilodoso base, de 1,75 metros pero dos veces All-Star recientemente (en 2016 y 2017), se ha quedado sin equipo tras una floja temporada con Denver Nuggets en la que sólo ha jugado 12 partidos.

Con la apertura del mercado el próximo lunes, 1 de julio, Thomas toma ya posiciones y ha aprovechado su cuenta de Twitter para postularse como un buen refuerzo para la próxima temporada. “Lo único que necesito es una oportunidad. ¡Yo haré el resto!”, ha escrito el jugador, de 30 años.

Thomas fue escogido el último en el Draft de 2011 por Sacramento Kings. Pese a que nadie parecía contar con él, en su primera temporada ganó dos veces el premio al Rookie del Mes dos veces y entró en el segundo mejor quinteto de Rookies.

En 2015, fue traspasado a Boston Celtics, equipo en el que se consagró como uno de los jugadores más interesantes de la liga. Sin embargo, en 2017 recaló en Cleveland Cavaliers como parte del traspaso de Kyrie Irving a Boston y empezaron los problemas. Entre otras cosas, por las lesiones. Desde entonces ha jugado también en Los Angeles Lakers y los mencionados Nuggets.