El campeonato italiano se puso hoy al "rojo vivo" y, cuando todo daba a entender que el Inter podía ya esta jornada cantar el alirón, ha visto con el sorprendente empate casero interista ante el modesto Siena (2-2) ver cómo el Roma, que ganó al Atalanta (2-1), se le ha situado a un punto, a falta de una jornada.

Ello hace, pues, que el ansiado 'scudetto' (título) deba decidirse en una trigésimo octava, y última, jornada en la que el Inter visitará al Parma y el Roma hará lo propio ante el Catania; dos conjuntos que, además, se jugarán la salvación de la categoría.

Materazzi falló un penalti y el Inter se queda sin 'scudetto' de momento

La trigésimo séptima jornada del campeonato de la Primera División del "calcio" se vivió intensamente, especialmente en Milán y en Roma; con una afición "interista" dispuesta a cantar victoria matemáticamente una semana antes de la conclusión liguera y una romanista disfrutando del triunfo de su equipo en el estadio Olímpico, aunque con la mirada y el oído puesto en el San Siro milanés.

Al Inter le bastaba ganar al Siena, que no se jugaba nada en la tabla, para adjudicarse matemáticamente el decimosexto "scudetto" de su historia, con el que enmarcar brillantemente el año de su Centenario de fundación. También se adjudicaba el Inter el "scudetto" si empataba con el equipo toscano y el Roma perdía o empataba, pero nada de ello se produjo.

El partido en el Giuseppe Meazza comenzó con una gran presión local que llevó ya, en el minuto 11, al francés Patrick Vieira a anotar el 1-0. El campo se vino abajo, pues el Inter era entonces campeón.

El Milan perdió en Napoles y se puede quedar sin Liga de Campeones
Sin embargo, a la media hora, el sienés Maccarone echó un jarro de agua fría al empatar, pero al borde del descanso la joven promesa interista Balotelli, de 17 años, devolvió la alegría al Inter, al colocar el marcador en 2-1.

Se llegó al descanso en medio de un partido feo y brusco, pero que ya en la segunda mitad, en el minuto 68, vio saltar de nuevo la sorpresa al marcar el franco marroquí Kharja el empate para el Siena.

Otro "jarro de agua" sobre una afición interista que además, con la mirada puesta en el Olímpico de Roma, veía entonces ganar al conjunto romano sobre el Atalanta, por 2-0.

Todo pudo cambiar en el minuto 78, cuando el colegiado pitó un penalti a favor de Inter. Pero la alegría local duró poco, ya que el encargado de lanzarlo, Marco Materazzi, vio cómo su disparo lo detenía el portero Manninger. Y se terminó todo con el sorprendente 2-2.

En medio de una gran pitada, la hinchada interista abandonó el estadio, esperando a la semana que viene, cuando el Inter visitará al Parma, club que lucha desesperadamente por mantenerse en Primera División.

Si la lucha en la cabecera está al "rojo vivo", en zona previa de "Liga de Campeones de Europa" también cambiaron las tornas y, asimismo, en contra de un conjunto milanés: esta ocasión el Milan.

Y es que el Fiorentina quitó el cuarto puesto al Milán tras ganar por 3-1 a un Parma y ver como los milanistas caían en Nápoles (3-1). Ahora, el equipo toscano saca dos puntos al milanés, que vería como un notable desastre no entrar ni siquiera en la fase preliminar de la Liga de Campeones.