Durmaz
El centrocampista sueco Jimmy Durmaz calienta antes del partido Alemania-Suecia. EFE

La selección sueca ha salido en defensa del centrocampista Jimmy Durmaz, objeto de insultos en redes sociales por la falta que permitió a Alemania derrotar a Suecia anoche en tiempo de prolongación y seguir con opciones en el Mundial.

El jugador del Toulouse, que había salido al campo a un cuarto de hora para el final, recibió centenares de insultos en su cuenta de Instagram, algunos de ellos racistas, por derribar a Timo Werner al borde del área, una infracción que transformó en gol Toni Kroos para romper el 1-1.

"Siempre he recibido comentarios odiosos en mis redes sociales, no hay peligro, que sigan haciéndolo. Cuando uno lo ha sufrido toda la vida, ya está acostumbrado, no me importa. Estoy aquí, orgulloso de representar a mi país", dijo a medios suecos el jugador, de origen asirio.

Los insultos a Durmaz provocaron centenares de comentarios de apoyo al jugador en la misma red social, al igual que el apoyo expreso de varios de sus compañeros.

"Es demasiado, me pone de muy mal humor, que la gente no tenga más respeto es molesto. Les habría dicho cuatro cosas si me los encuentro. No puede pasar, me irrita mucho y me pone muy triste", afirmó Emil Forsberg.

El central Pontus Jansson denunció que los comentarios racistas "no tienen nada que ver" con el fútbol y resaltó que Durmaz "sabe que todos estamos con él, igual que la mayor parte de la sociedad sueca", además de rechazar que la derrota fuera culpa suya.

"No hay ninguna sombra sobre Jimmy, no se puede decir nada malo de él. A la mierda con que la gente le eche la culpa a una persona. Se gana y se pierde como un equipo", afirmó Albin Ekdal.

El máximo responsable de la selección sueca, Lars Richt, mostró su "desagrado" con lo ocurrido y recordó que "no es nada que él hiciera con intención".