Íñigo Cervantes
Íñigo Cervantes, en acción. TWITTER DE ÍÑIGO CERVANTES

El tenista vasco Íñigo Cervantes no está muy contento tras su participación en el Challenger de Sevilla, en donde vivió uno de los episodios más duros de su carrera con la raqueta.

Situado en el puesto 215 del ranking ATP tras subir 31 puestos tras su participación en Sevilla, Cervantes perdió la final contra el canadiense Auger -Aliassime (6-7, 6-3, 6-3).

Pero, además, tuvo que aguantar los improperios de una buena parte de un público, que además de vitorear sus fallos, llegó a llamar "puto etarra de mierda" al tenista vasco.

Al parecer, todo tiene que ver con las apuestas deportivas.