Andrés Iniesta
El futbolista celebrando un gol. (ARCHIVO)

Cuando tenía 12 años, Andrés Iniesta estuvo a punto de fichar por el Real Madrid. Tras destacar en el torneo infantil de Brunete, como jugador del Albacete Balompié, sus padres tenían la intención de que el niño recalara en las filas del club merengue. Sin embargo, finalmente fichó por el Barcelona.

La explicación del por qué fue finalmente azulgrana la da hoy el diario deportivo catalán Sport, y es tan curiosa y original como que en esa época (1996), las jóvenes promesas del Real Madrid vivían en un piso que tenía, en las calles adyacentes, prostitutas.

Por eso, los padres de Iniesta aceptaron la propuesta del técnico Enrique Orizaola, quien les propuso viajar hasta Barcelona y visitar La Masía, que contó con el visto bueno de los padres.