Mark Inglis
Mark Inglis, en una foto de archivo. Agencias

Según informaba este martes la cadena "tnvz", Inglis alcanzó la cima del mundo (8.848 metros) el lunes por la noche, y así se lo comunicó a su esposa, Anne, con la que mantuvo una breve charla por teléfono.

De acuerdo con los medios locales, el montañero sufrió un leve percance a unos 6.400 metros de altitud, cuando se le descoyuntó una de las prótesis, diseñada en fibra de carbón.

Sin embargo, Inglis, de 47 años, pudo solucionar temporalmente el problema y reunirse con sus compañeros de escalada, con los que se dirigió al Campo 2 (7.500 metros), donde consiguieron ajustar la pieza.

Su esposa indicó que Inglis pudo completar la ascensión sin más contratiempos y regresó en buenas condiciones al Campo 4 en compañía del grupo.

La hazaña de Inglis fue celebrada en toda Nueva Zelanda y saludada por iconos como su paisano Edmund Hillary, que en 1953, y en compañía del sherpa Tenzing Norgay, fue el primer ser humano en pisar la mítica cima.

La primera ministra del país, Helen Clark, también se unió a las felicitaciones y declaró que lo logrado por Inglis enorgullece a Nueva Zelanda y al montañismo mundial.

Trágico accidente 

En 1982, y cuando era un guía de montaña, Inglis sufrió la amputación de sus piernas por encima de la rodilla tras permaneceren un 14 días atrapado en una cavidad de hielo en el Monte Cook, en Nueva Zelanda, de 3.754 metros.

En 2002 se sacó la espina, esta vez con las dos prótesis especiales para la escalada, al hollar esa montaña y dos años después el Cho Oyu.

El pasado 1 de abril llegó al Tibet y pasó una semana de aclimatación antes de emprender una epopeya que, según su mujer, "es algo con lo que ha estado soñando durante años".