Gol de Balotelli
Mario Balotelli cabecea para marcar el segundo gol de Italia ante Inglaterra en Manaos. EFE

Italia derrotó por 1-2 en Manaos a Inglaterra en el segundo partido del Grupo D del Mundial de Brasil y que, por el momento, es de largo el mejor partido del campeonato. Transalpinos y británicos dieron un auténtico espectáculo de fútbol en el que la velocidad, la verticalidad y las ocasiones fueron los denominadores comunes.

Italia lleva un tiempo demostrando que el catenaccio es a su fútbol lo que la furia al de España. Los de Prandelli juegan muy bien al fútbol, eso sí, apoyados en un jugador descomunal llamado Andrea Pirlo, que maneja los partidos con precisión de relojero. Enfrente, una Inglaterra que ofrece sobrados motivos a sus sufridos fans para creer. Atrevida, veloz y buena en el contragolpe, la selección dirigida por Roy Hodgson dejó un excelente sabor de boca pese a su derrota en pleno Amazonas.

Los ingleses dieron el primer aviso con un disparo de Sterling que parecía gol pero que tocó la red por fuera

De hecho, fueron los ingleses los que dieron el primer aviso del partido gracias a un tremendo disparo de Raheem Sterling que parecía gol pero que había tocado la red por fuera. Italia empezó a manejar más el partido, gracias a su centro del campo: Pirlo, Verrati y De Rossi dando equilibrio y velocidad al juego, pero con menos agresividad arriba que los ingleses. Y es que las ocasiones venían de parte de los 'Tres Leones', como un disparo peligroso de Henderson.

El partido estaba siendo precioso, de ida y vuelta, con pocas concesiones, cuando un detalle de calidad decantó la balanza a favor de los azzurri: saca Italia un córner hacia fuera, Pirlo la deja pasar y su compañero de la Juve Claudio Marchisio la recoge y dispara seco y raso pegado al poste derecho de Hart.

Pero apenas pudo saborear Italia su ventaja. Dos minutos después, Wayne Rooney, ubicado este sábado en banda izquierda, condujo un contraataque eléctrico y su centro lo remató en el área pequeña Daniel Sterling. Era oficial: era el mejor partido del campeonato.

Que no llegue el descanso

El encuentro se resistía a presentar un nivel menor y antes del descanso, Mario Balotelli estuvo a escasos centrímetros de marcar un gol antológico, con poco ángulo, sólo salvado bajo palos por Phil Jagielka. E inmediatamente después, Antonio Candreva, uno de los italianos más destacados del encuentro, disparó al palo de Hart. Pese a los deseos de millones de espectadores en todo el mundo, Bjorn Kuipers pitó el final del primer tiempo.

El miedo a que el vestuario hubiera enfriado los ánimos quedó pronto disipado: Sturridge obligó a Sirigu, sustituto de un lesionado Buffon, a estirarse. Justo después, Candreva protagonizó una jugada en banda derecha y su centro lo remató de cabeza Mario Balotelli al fondo de la red.

Italia bajó las revoluciones del encuentro cuando se vio con ventaja. Prandelli dio entrada a Thiago Motta, pero los ingleses no variaron su guión: disparos a cargo de Rooney y Sturridge hicieron trabajar a una Italia que, paradójicamente, tuvo en su defensa su línea más débil. Hodgson recurrió al prometedor Ross Barkley, a Jack Wilshere y a Adam Lallana para intentar lograr un empate que hubiera sido el resultado más justo.

Pero Italia aguantó el empuje y Andrea Pirlo, que incomprensiblemente no fue nombrado mejor jugador del partido en detrimento del más vistoso y famoso Mario Balotelli, todavía tuvo tiempo de dar una lección de lanzamiento de falta con un tiro que besó el larguero de Hart.

Ficha técnica:.

1. Inglaterra: Hart; Johnson, Cahill, Jagielka, Baines; Sterling, Gerrard, Henderson (Wilshere, m.73), Welbeck (Barkley, m.60), Rooney; Sturridge (Lallana, m.80). Seleccionador: Roy Hodgson

2. Italia: Sirigu; Darmian, Paletta, Barzagli, Chiellini; De Rossi; Marchisio, Pirlo, Verratti (Motta, m.57), Candreva (Parolo, m.80); Balotelli (Immobile, m.73). Seleccionador: Cesare Prandelli

Goles: 0-1, m.35: Marchisio. 1-1, m.37: Sturridge. 1-2, m.50: Balotelli.

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda).

Incidencias: Partido de la primera jornada del grupo D del Mundial de Brasil disputado en el Arena Amazonia ante 39.800 espectadores.