Iker Casillas
 Iker Casillas, del Oporto, en un partido de Champions ante la Roma. EFE/MAURIZIO BRAMBATTI

Iker Casillas ha contado con detalle cómo fue su primera convocatoria con el Real Madrid, allá por 1997. En vísperas de medirse a la Roma en la Champions League, el portero del Oporto ha concedido una entrevista a la web de la UEFA, donde narra aquella conocida anécdota con mayor detalle.

“Es una buena anécdota porque fue en 1997 y estaba en clase de diseño. Estábamos hablando sobre el Real Madrid, sobre cómo se encontraba en ese momento. Fue a finales de noviembre, creo, y el Real Madrid estaba luchando en la Liga. Creo que fue tercero o cuarto y obtuvo malos resultados, pero las cosas iba bien en la Champions League. Tenía un partido importante contra el Rosenborg en Noruega”, recuerda el guardameta.

“En ese momento, el director del instituto entró en el aula. Todos sabían que jugaba en las categorías inferiores del Real Madrid. Solía hablarme sobre el Real Madrid, como lo hacía con mis amigos. Me dijo: "Iker, ¿te importaría salir un segundo?"

Una vez fuera del aula, el director le dijo: "Será mejor que te subas a un taxi y te des prisa para llegar a Barajas porque el Real Madrid acaba de llamar a tu madre y ella nos ha llamado. Tienes que darte prisa porque tienes que ir a Noruega".

"Pasé de sentarme con Julio a sentarme con Raúl"

Casillas asegura que aquello fue “como ganar la lotería”: “Recuerdo ese momento muy bien. Tenía 16 años. Salí del instituto, fuí a casa, me cambié de ropa, me subí a un taxi rumbo a Barajas y conocí a todas las estrellas, todo lo que crees imposible cuando eres un niño. Pasé de estar en clase con mi compañero Julio a sentarme en la misma mesa que Fernando Morientes, Clarence Seedorf, Fernando Sanz, Predrag Mijatović, Davor Šuker y Raúl González. Era algo mágico y siempre lo recordaré”, remata.