El Alavés volvió a la senda de la victoria en El Alcoraz al superar 1-2 al Huesca. Los vascos dan continuidad a la buena racha de resultados, que les ha permitido permanecer invictos los últimos cinco partidos, y reafirman su condición de aspirante a entrar en la próxima edición de la Champions League, al consolidarse en el quinto puesto de la clasificación acechando al Getafe.

Los de Abelardo fueron los primeros en adelantarse a los 10 minutos, por medio de un penalti anotado por Calleri. No les duró mucho la alegría, ya que Ezequiel Ávila empató, también al transformar una pena máxima. La igualdad fue máxima durante gran parte del encuentro, hasta el minuto 80 más concretamente, cuando Guidetti adelantó de nuevo a los alaveses al cazar un balón en el segundo palo. Este tanto supuso un mazazo para el Huesca y dio alas al Alavés, que sentenció el partido gracias a un remate de Calleri.

La derrota deja tocado al Huesca, que continúa como farolillo rojo de la clasificación y tiene cada vez más difícil lograr el sueño de la permanencia.