Los jugadores de la plantilla del Excelsior Mouscron, de la que forman parte cinco españoles, se declararon en huelga y no acudieron a disputar el encuentro contra el Kortrijk, correspondiente a la vigésima jornada de la Primera División de Bélgica, por lo que la Federación de Fútbol del país les dio por perdido el encuentro por 5-0.

Los defensas Carlos Moreno y Manu Micó, el centrocampista Jonathan Aspas, el delantero Alejandro Cortell y el portero Jose Antonio Salcedo, forman parte del plantel de esta entidad, en la Primera División belga desde la temporada 1996-97, entrenada por el holandés Hans Galjé, que decidió no saltar al terreno de juego de su estadio, Le Canonnier, a causa de las dificultades financieras por las que atraviesa desde hace tiempo.

Les han dado por perdido su encuentro ante el Kortrik por 5-0

El Excelsior Mouscron, finalista de la Copa de Bélgica en las temporadas 2001-02 y 2005-06, podría no volver a jugar esta temporada, al no ser que obtenga una salida económica en las próximas horas.

En este sentido, una empresa madrileña de representación de futbolistas podría ser la salvación de este club amenazado de desaparición por las deudas.

El ex presidente Philippe Dufermont, principal soporte financiero de la entidad, busca el acuerdo con una empresa española, dedicada a la representación de jugadores, después de que otro posible inversor español -cuyo nombre no se divulgó- se echó atrás en la tarde del lunes.

La entidad necesita tres millones de euros para garantizarse la permanencia competitiva en lo que resta de temporada. La deuda total del club oscila en torno a 9,5 millones de euros.