La escudería Honda hizo ayer oficial el fichaje de Ross Brawn, ex de Ferrari, como nuevo director de la escudería japonesa. La contratación de Brawn era una de las condiciones que Alonso había puesto a Red Bull para cerrar su unión con la escudería de las bebidas energéticas. Un pequeño revés para el asturiano, el gran ausente en el comienzo de la pretemporada de la F-1, hoy en el circuito de Montmeló.