Hockey
La jugadoras de la selección española de hockey hierba reunidas en el centro del terreno de juego (Efe).

Las chicas del hockey hierba femenino han ofrecido su mejor cara. Despiertas, muy motivadas y con un juego colectivo, muy superior al ofrecido en la fase de grupos, han superado a EEUU (3-2) y han acabado séptimas en los Juegos Olímpicos de Pekín. Un dulce epílogo. Agónico, a falta de un minuto para acabar la prórroga. Un final feliz. En los megáfonos del Olympic Green Hockey Stadium El Queremos marcha, marchá de Rosario superó al mismísimo Boss y su mítico tema Born in the USA.

"Ha sido increíble. Quería hacer un pase, pero me salió elevado. Una roca, como le llamamos. Y pedí, por favor, que nadie tocara la bola. Y que entrase. Y fue gol. Mi primer tanto del campeonato y ha servido para ser séptimas", aseguró exultante de felicidad Rocío Ybarra.

Ha sido increíble. Quería hacer un pase, pero me salió elevado. Una roca, como le llamamos

Las españolas fueron a por el partido desde el silbato inicial. Prueba de ello es que en el minuto 8 se pusieron por delante en el marcador gracias a un gol de Termens concluyendo con un chute raso y cruzado un segundo penalty-corner consecutivo. Una bola, que metió con el corazón y que empujó con el stick.

Todo el combinado nacional jugó a un gran nivel, desde la portera Mª Jesús Rosa a Raquel Huertas, en ataque. Rosa hizo intervenciones de mucho mérito, como un paradón a una pena máxima de las norteamericanas. Y luego otro más, con el pie. Y otro. Soberbia. Sensacional bajo los palos. "Por fin. El equipo me necesitaba. He ido de menos a más. Estamos a un paso de las grandes. Si nos lo creemos podremos luchar pronto por medallas y títulos. Ahora estamos donde nos merecemos", reveló al final del partido

España no paraba. Iba una y otra vez. Al ataque, siguiendo las consignas de la grada y de sus propias convicciones. "Vamos, vamos. Venga, arriba". Y así se sucedieron las galopadas de Montse Cruz, un tiro envenenado de Termens, un gran lanzamiento de Romagosa y los toques mágicos de Nuria Camón, la más internacional (178).

EE UU se sacudió el miedo y al final de la primera parte empató (gol de Sensenig). Fueron los peores momentos para España. Agobio. Sólo cinco minutos.

La segunda parte empezó igual. España volcada. Hilvanando un buen juego y con oportunidades constantes. Silvia Muñoz, RocíoYbarra, Gloria Comerma...asediaban la portería USA. Las chicas de Pablo Usoz erraron tres penas máximas en 10 minutos (del 10 al 20).

Conseguimos forzar la prórroga

Y EE UU en una jugada aislada se puso por delante ya en la recta final. 600 segundos. Sufrimiento. "Vamos chicaaaaaaaaaaas de España", animaba el público. Resultado injusto. Pero allí estaba Rosa, que se estiró como un lince para evitar lo peor. Y Raquel Huertas, que hizo una jugada magistral para empatar el partido. La gloria. Llega la prórroga.

En la graba vencía el público yankee, que no paraba de corear "UUUUUUUUSSSEII", pero en el campo el rojo y el amarillo. Nuevas oportunidades de Silvia Muñoz, Raquel Huertas, brillantísima todo el encuentro, Nuria Camon. Un festival. Locas por la victoria. Y llegó el triunfo en un penalti-corner, el décimo. Gol de Ybarra. 3-2. Todo el banquillo sale a abrazarse. El equipo se funde. Es lo más.