Los hinchas más violentos del Manchester United (83) y del Chelsea (69) no podrán viajar a Moscú para asistir el próximo 21 de mayo a la final de la Liga de Campeones.

Esa lista negra fue elaborada por las autoridades británicas a partir de informes policiales sobre la participación de esos aficionados en actos violentos y otras violaciones del orden público.

Las fuerzas de seguridad rusas, la Interpol y la policía británica "llevan varias semanas" intercambiando información sobre las posibles amenazas que representan algunos de los grupos de aficionados que viajarán a Moscú, informaron fuentes de la Interpol a Itar-Tass.

Scotland Yard enviará a ocho de sus oficiales a la capital rusa para asesorar a la policía moscovita en el control de los aficionados británicos.

Un total de 42.000 aficionados de Manchester y Chelsea han recibido entradas para ver en directo la final en el estadio olímpico Luzhnikí.

Por razones de seguridad, el Luzhnikí habilitará un total de 69.500 asientos, quince mil menos de su capacidad.

Sin entrada, no vayas

La UEFA ha aconsejado a los hinchas sin entrada que no viajen a Moscú, donde las autoridades se preparan a conciencia para la invasión desde que se confirmó que dos clubes ingleses disputarán por primera vez la final de la Liga de Campeones.

Las autoridades de Moscú reforzarán durante los días previos y posteriores a la final la seguridad en aeropuertos hoteles, calles comerciales y zonas de bares.