Ernesto Baldi, fan de Boca
La imagen viral de Ernesto Baldi, el fan de Boca Juniors en silla de ruedas bajo la lluvia. BOCASocialcabj

La final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate será recordada por muchas imágenes. La primera, sin duda, por la suspensión de la fecha inicial prevista para el encuentro de ida, el sábado 10 de noviembre, debido a las intensas lluvias que cayeron en Buenos Aires.

El cambio de fecha originó numerosos incidentes. El japonés Isamu Kato, por ejemplo, tuvo que volver a Tokio sin verlo. Otros, sin embargo, tuvieron más suerte y mostraron una resiliencia digna de elogio. Es el caso de Ernesto Baldi. Este fan acérrimo de Boca desde chiquitito soñaba con el partido desde hacía años. Que cayese un diluvio no le frenó, y mucho menos ir en silla de ruedas. Para él, poder estar el la Bombonera para animar a los xeinezes era lo más importante.

El sábado, cuando aún no se sabía si se podía jugar o no, Baldi estaba en los aledaños del estadio con una sonrisa que no le cabía en la cara. La emoción que muestra la imagen, captada por el fotógrafo Nacho Doce, dio la vuelta al mundo.

"No me importó nada, ni la lluvia, y fui igual a la Bombonera. Gracias a Sonia, porque ella tiene mucho más huevo que todos, y me llevó bajo el agua", relataba el protagonista de la foto viral de la Libertadores, de nuevo en la cancha de Boca, pero esta vez bajo el sol. Lo hizo en el evento anual de Cilsa, una ONG que trabaja  en colaboración con Boca por la inclusión de los más desfavorecidos de la sociedad argentina, especialmente los discapacitados.

En este acto benéfico, Ernesto fue el gran protagonista. Todos los jugadores de la plantilla querían conocerle, y tanto él como el resto de chicos que asistieron al acto gozaron de un día inolvidable. Además, también se realizó la donación de 94 sillas de ruedas y otros elementos ortopédicos por parte del club boquense.

Baldi, sin embargo, sacó la frase del día y demostró que su pasión por sus colores vale más que cualquier cosa. "Estoy muy contento, viví un día único. No tengo dudas de que vamos a dar la vuelta. Y ese día va a quedar en la historia. Cambio la silla por ganar la Libertadores. Te la doy ahora", dijo, ante las risas de Riquelme y compañía.