Se autoexpulsó. El delantero argentino del Real Madrid, Gonzalo Higuaín,   realizó una lectura positiva del empate logrado el sábado en el campo del Murcia (1-1) y exculpó a su compañero Guti, a quien se señaló como principal culpable del pinchazo del equipo de Bernd Schuster. «Guti no tiene que pedir perdón a nadie por su expulsión», afirmó Higuaín.

En los minutos decisivos del partido ante el Murcia, Guti protagonizó una de sus típicas jugadas de expulsión al perder los nervios y propinar una patada a un contrario desde el suelo. Esa acción provocó que Schuster, en rueda de prensa, dijese que tras ocurrir por primera vez esta temporada es un tema que deben tratar.

Higuaín también vio bien al Madrid en La Condomina: «La sensación fue que queríamos ganar, no pudimos mantener un resultado favorable, pero no se perdió y seguimos luchando por seguir en la punta». El argentino negó que el equipo pecara de un exceso de confianza.