«Mi hermano de dos años
. Foto
¿Le tocaba ya el turno?

Sí, conseguir el título nacional representaba  todo un reto, porque tanto Jesús como Javier habían conseguido en su día ser campeones de España, y, con 22 años, ya iba siendo hora que me tocara.

¿En qué ejercicio se siente más cómodo?

Mi mejor baza son las paralelas, aunque tampoco se me da mal la barra fija.

¿Ha sido ésta su mejor temporada?

Desde luego, porque al Campeonato de España hay que añadir la medalla de oro por equipos que conseguí con la selección española en los Juegos del Mediterráneo.

¿Qué ha dicho la familia?

Javier me acompañó a Vitoria y vivió en primera fila mi triunfo. Mi padre me ha dicho que no baje la guardia, que siga como hasta ahora, y Jesús, como es natural, me ha felicitado. Aunque está retirado, sigue con atención todo lo que acontece en el mundo de la gimnasia.

¿Se acaba con usted la saga?

La saga Carballo no tiene fin. El benjamín de la familia sólo tiene dos años, pero acompaña a mi padre a todos los entrenamientos y ya empieza a dar volteretas y brincos. Todos esperamos que sea un gran campeón.

¿En qué andan metidos Javier y Jesús?

Obligado por las lesiones, Javier se ha tomado un ligero descanso y Jesús hace vida de casado y se dedica a negocios relacionados con la gimnasia. A principio estaba un poco quemadillo con la retirada, pero ahora ya se ha sosegado y lo lleva estupendamente.

¿Qué supone ser campeón de España?

El domingo partimos para Australia, donde va a tener lugar, a partir del día 22, el Campeonato del Mundo. De cara al mundial, el título es un excelente refuerzo moral que me obligará a superarme. Acudo con una ilusión enorme.

¿Cómo ve al equipo español?

España reúne un potencial tremendo. Lo haremos bien.

BIO

A sus 22 años, este madrileño ya puede presumir del oro en el europeo en paralelas y el nacional absoluto. Ahora, a por el mundial.