La efectividad casi absoluta del Hércules, capitalizada por jugadores de corte defensivo, sirvió a los alicantinos para golear en Ipurúa a un Éibar sin pegada que tampoco se hizo acreedor a un resultado tan contundente.

Los visitantes sacaron el máximo provecho a su primer saque desde la esquina, porque César se elevó por encima de los centrales locales y cabeceó junto a la cepa del poste, sin que Cuéllar pudiera evitar el gol.

El cuadro guipuzcoano acusó el golpe y, aunque pasó a dominar el juego, lo hizo sin claridad, porque el Hércules se posicionó bien y evitó apuros para la portería de Alba.
Sólo a partir del minuto 25, el Éibar comenzó a generar espacios y a llegar con más asiduidad hasta las proximidades del portal visitante, y fue en el 28 cuando De Olmo dispuso de la primera oportunidad clara para los suyos; pero, tras adentrarse en el área, disparó fuera.

En el segundo tiempo se repitió el mismo guión, pero el empuje local fue bien contrarrestado por el cuadro alicantino, que esperó para sentenciar al contragolpe.
Sus planes se cumplieron a la perfección, porque en el minuto 70 Juanma subió su carril y ajustó el disparo lejos del alcance de Cuéllar.

Con 0-2, el Éibar dio la impresión de bajar los brazos y, ya en tiempo de prolongación, Cámara, en otra acción aislada, acabó de certificar el amplio triunfo del Hércules.

Alicante-Villarreal B (0-1)

El Alicante perdió con el filial del Villarreal (0-1) y salió de los puestos de promoción. El conjunto de Granero acumula su peor racha de resultados desde que milita en la Segunda División B y no gana desde el pasado 30 de septiembre. Ayer, la mala suerte se alió con el Alicante, que estrelló tres balones en la madera.