Henry pensó en dejar la selección tras la polémica por su mano ante Irlanda

  • Afirma que se sintió abandonado por su Federación.
  • "Ahora lo he decidido, lucharé hasta el final", dice el galo.
  • Francia consiguió el pase para el Mundial, pero "no hubo fiesta".
Thierry Henry, delantero de la selección francesa y del Barcelona, explicando en rueda de prensa su mano ante Irlanda.
Thierry Henry, delantero de la selección francesa y del Barcelona, explicando en rueda de prensa su mano ante Irlanda.
Valda Kalnina/EFE

El delantero Thierry Henry confesó que pensó dejar la selección francesa tras la polémica generada por el tanto logrado por Francia frente a Irlanda gracias a una mano del atacante y que supuso la clasificación de los "bleus" para el Mundial de Sudáfrica.

En una entrevista que publica el diario L'Équipe, Henry afirmó que se sintió abandonado por su Federación y que pensó en dejar la selección.

"El viernes, cuando todo empezó a ir demasiado lejos, estaba muy cabreado", aseguró el jugador, quien indicó que "se hizo la pregunta" de si debía continuar en el equipo.

"Puede que sin el apoyo de mis allegados hubiera tomado otra decisión, pero ahora lo he decidido, lucharé hasta el final. Aunque lo que acaba de pasar es muy grave. Puedes perdonar, pero no siempre puedes olvidar", dijo.

"Pese a todo lo que acaba de pasar, que me ha hecho sentirme abandonado, no dejaré a mi país", añadió.

Henry señaló que ya se había planteado con anterioridad dejar la selección. "Tras el Mundial de 2006 lo pensé, pero era demasiado pronto. Después de la Eurocopa de 2008 también, pero no era el mejor momento. Había una generación que me necesitaba", comentó.

El delantero aseguró que incluso llegó a poner en peligro su continuidad en el Barcelona por acudir lesionado a una convocatoria de la selección.

"Nunca agradeceré lo suficiente al entrenador (Josep Guardiola) y al público del Barça su apoyo. No podía doblar la rodilla, pero me resultaba imposible no acudir cuando nos jugábamos la clasificación" de Francia para el Mundial", indicó.

Henry aseguró que su mano en el partido contra Irlanda fue "un lance del juego" al que se ha dado demasiada importancia y criticó, sin citarles, a quienes le atacaron por su actitud tras el partido.

"He oído a personas que me daban lecciones cuando yo pedí perdón tanto en el campo como fuera", dijo Henry.

Eric Cantona y Bixente Lizarazu son algunos de los jugadores que censuraron la actitud de Henry tras el partido, cuando el delantero fue a hablar con los jugadores irlandeses.

Es "normal" pedir perdón a los irlandeses

Henry consideró "normal" pedir perdón a los irlandeses pero lamentó su celebración del gol francés.

"No debí haberlo hecho. Francamente, fue incontrolable. Lo lamento. Por eso fui al final a saludar a los irlandeses uno por uno. Después no hicimos fiesta. Ni siquiera en el vestuario", dijo.

El jugador recordó que tras el partido dio la cara y acudió ante los medios de comunicación para reconocer que había cometido una falta pese a que "podía haber salido por la puerta de atrás sin decir una palabra".

El delantero señaló que fue casualidad la publicación de su comunicado en el que aseguraba que "lo más equitativo" sería repetir el partido unas horas después de que la FIFA dictaminara que no se volvería a jugar.

"Trabajamos el asunto con mi abogado sin saber que la FIFA iba a dictaminar ese mismo día", dijo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento