Joan Laporta, presidente del Barcelona, reconoció durante la presentación de Thiery Henry como nuevo jugador del equipo azulgrana, que el delantero francés es una vieja aspiración del club catalán, desde que Johan Cruyff era el entrenador, y desveló que la cláusula de rescisión de su contrato será de 125 millones de euros.

Henry, llegado al Barcelona procedente del Arsenal a cambio de 24 millones de euros y por cuatro temporadas, es un "deseo que viene de lejos. El Barça le quiere desde hace tiempo. Es uno de los mejores jugadores del mundo. Aportará calidad, experiencia, compromiso", aseguró Laporta en la presentación de Thierry Henry, que lucirá el 14 de Cruyff.

Henry costará un millón de euros más si el Barça logra el título de Liga, según informó el vicepresidente económico del Barça. Si hay Liga de Campeones, no se contempla bonificación extra.

El jugador francés se mostró encantado de haber fichado por el equipo catalán. "Gracias a todos. Solo tengo ganas de saltar al campo y demostrar a los seguidores de lo que soy capaz. Estoy muy contento de haberlo conseguido", aseguró.

"Hay gente que lleva en el club mucho tiempo, y ellos serán los que me enseñen y me ayuden. Ahora solo vivo y sueño con el Barça. Es un placer jugar con jugadores del nivel de los de este equipo. Lo único que tengo en la mente es que el Barça consiga títulos", comentó el jugador.

Incluso se atrevió a hablar en catalán: "Estic molt content de jugar pel Barça" ("Estoy muy contento de jugar para el Barça"), comentó. Se lo enseñó su amigo en el Arsenal, Cesc Fábregas.

Otras pinceladas de la rueda de prensa

Admite que habrá competencia, pero se reafirmó en la amistad que le une con Eto'o "aunque algunos periodistas preferirían oír lo contrario". También dijo que lleva el dorsal 14 (que también llevó Cruyff) "porque era el único disponible".

La fama de Henry obligó a que su presentación se llevase a cabo en una sala diferente a la habitual de prensa para dar cabida a los 200 periodistas acreditados en representación de 103 medios.

De la lesión, explicó que está "totalmente" recuperado e incluso está convencido de que en el futuro estará "mejor que antes".

Henry recordó además que conoce a Rijkaard, con el que ha coincidido en diferentes ocasiones e intensificado las conversaciones a raíz de las negociaciones para incorporarlo.

30.000 personas le recibieron

Miles de aficionados poblaron las gradas en una calurosa bienvenida al francés. Los tres anfiteatros de la tribuna del Camp Nou se llenaron para ver en directo a Henry vistiendo por vez primera la camiseta del Barcelona. Muchos de los aficionados esperaron incluso más de dos horas para saludar al jugador francés.

Acompañado por las notas del himno del Barça, Henry salió al césped del Camp Nou con una expresión de timidez dibujada en su cara. Impresionado por el recibimiento, Henry se dispuso a realizar los tradicionales toques de balón, besando incluso la pelota durante su exhibición ante el público.

Con Ronaldinho, en 2003, acudieron 20.000 personas.

Pasó el reconomiento

"Esta mañana ha superado todas las pruebas médicas de forma satisfactoria", comentó el doctor del primer equipo del Barça, Ricard Pruna, en la web del club.

"No existe ningún problema, todo está en orden. Henry no presenta ninguna lesión ni secuela que le limite para incorporarse a la disciplina del equipo", agregó.

Henry tuvo lesiones en un pie, la espalda, el estómago y un aductor en Inglaterra en la última temporada y un prolongado inconveniente con el nervio ciático obligó al club de Londres a prescindir de los servicios de su goleador y capitán desde marzo pasado.

"Le hemos pactado un trabajo exhaustivo de reequilibrio que el jugador hará en París, para que el día 21 (de julio) se incorpore con toda normalidad al equipo", señaló el médico del equipo azulgrana.