Owen Hargreaves, del Manchester United
Owen Hargreaves, centrocampista del Manchester United, se retira lesionado en el partido ante el Wolverhampton. EFE

El centrocampista Owen Hargreaves, del Manchester United, que regresó a los terrenos de juego en el partido ante el Wolverhampton dos años después de una lesión en la rodilla, permaneció sólo seis minutos en el césped de Old Trafford, de donde salió cojeando.

Hargreaves, que padeció una lesión en septiembre del 2008 y desde entonces ha mantenido una larga lucha por regresar al fútbol, sintió de nuevo dolor al inicio del choque, cuando se resintió al iniciar una arrancada hacia el área.

El inglés sufre un calvario con sus lesiones, no logra recuperarse

El centrocampista de 29 años, que se quejó de la parte posterior de la rodilla, fue sustituido por Bebe.

Esta es una etapa más en el calvario que atraviesa Hargreaves, con problemas de rodilla desde hace dos años. Intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones, ha intentado, sin éxito, el regreso a los terrenos de juego a lo largo de este tiempo, frustrados por las recaídas y la tendinitis.

Alex Ferguson sorprendió al incluir en el once inicial contra el Wolverhampton al centrocampista, ex jugador del Bayern Múnich que fichó en el 2007 por el Manchester United, con el que sólo ha podido disputar 39 partidos.

Park salva al United

El surcoreano Park Ji-Sung, en el tiempo añadido, sacó del apuro al Manchester United en Old Trafford (2-1), tuteado por el penúltimo de la tabla, el Wolverhampton, que permite al cuadro de Alex Ferguson arrimarse al liderato del Chelsea, que el domingo visita al Liverpool.

En el día en el que el preparador escocés cumplió veinticuatro años al frente de los 'diablos rojos' su equipo estuvo a punto de dar un paso atrás en su carrera por el dominio de la Premier.

El líder, el Chelsea, visita Anfield este domingo

Hizo bien Ferguson en apostar por Park Ji Sung desde el inicio y mantenerle durante los noventa minutos. El United debe asumir la baja de Wayne Rooney. El técnico busca alternativas.

Fue el surcoreano el que animó el partido con su gol al borde del descanso. Sin embargo, la situación del Wolverhampton, que lleva treinta años sin ganar en Old Trafford, no está para desechar oportunidades. Sylvan Ebanks-Blake encontró la igualada a la hora de juego y el Manchester United lo acusó.

Acechó la meta de los visitantes. Sin orden ni precisión. Y solo encontró una solución en el tiempo añadido. Al borde del final. En un saque de esquina que llevó el balón a los pies de Park Ji-Sung, que marcó su segundo gol y dejó la victoria en manos de los locales.

El triunfo da aire al United, que deja la sesión con la distancia reducida respecto al Chelsea. Solo dos puntos le separan del campeón, que el domingo visita Anfield.