Hamilton
Lewis Hamilton celebra su triunfo en Silverstone. (REUTERS) REUTERS
Condenado casi al ostracismo del fútbol norteamericano, la figura de David Beckham no brilla en estos tiempos como antaño y en su lugar aparece una variada cantidad de deportistas dispuestos a ganarle el sitio.

Entre ellos, destaca el piloto británico de Fórmula 1 Lewis Hamilton, quien si bien tiene una imagen altamente positiva, ésta no explotó todavía de la manera que podría hacerlo.

El británico ha contratado un mánager profesional que suplirá las funciones que llevaba adelante su padre desde que el corredor tenía 11 años y participaba en el karting.

Desde ya, Julian Jakobi se encargará de la carrera económica y de la imagen del piloto que el año pasado estuvo a poco de ser campeón mundial de la categoría. Todo un giro en la vida de Hamilton, que se separa de su padre 'guardaespaldas'. El objetivo es hacerse con un hueco más amplio en el mercado publicitario, siendo referente de las grades marcas.

Jakobi es uno de los referentes en esta materia; se trata de un profesional que asesoró, entre otros, a Alain Prost, Ayrton Senna y Juan Pablo Montoya. Para todos ellos consiguió contratos elevadísimos.