Los comisarios deportivos del Gran Premio de Canadá han multado con 10.000 dólares (8.291 euros) al piloto británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes) por detener el coche en la pista nada más acabar la sesión de clasificación, en la que logró la 'pole'.

Nada más acabar la sesión, Hamilton recibió por radio la orden de su equipo de detener la marcha porque iba a quedarse sin combustible, ni siquiera para extraer la muestra que analizan los comisarios tras cada tanda.

El piloto inglés apagó el motor y se sentó al borde del habitáculo hasta que el coche se detuvo completamente.

Satisfecho

El británico no se mostró excesivamente preocupado por el hecho de tener que salir este domingo al Gran Premio de Canadá desde la 'pole' con los neumáticos blandos, ya que los pilotos de Red Bull, que empezarán con duras, "también tendrán que usar la blandas en algún momento".

Hamilton se hizo con la 'pole' en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal al marcar su mejor tiempo con neumáticos blandos, mientras que los dos pilotos de Red Bull, el australiano Mark Webber y el alemán Sebastian Vettel, lo hicieron con los más duros. El español Fernando Alonso (Ferrari) también usó los blandos en la sesión de clasificación.