El pasado mes de diciembre, el piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton fue pillado al volante de un potente automóvil, a casi 200 km/h, en una autopusta francesa (la A26). El lunes, el tribunal de policía de Laón (Francia) le condenó a una multa de 578 euros.

Cuando el 16 de diciembre de 2007 el joven británico fue detectado a 196 km/h cerca de la comuna de Chéry-les-Pouilly (departamento de Aisne), al volante de un Mercedes CLK 63 AMG en dirección Calais-Reims, Hamilton sufrió una suspensión administrativa de su permiso de conducir por un mes.

En esa ocasión, Hamilton tuvo que abandonar el automóvil matriculado en Alemania, del cual no era el propietario.