Hamilton y Alonso
Hamilton y Alonso, tras el coche de seguridad. (Efe)

Tras varias horas de deliberaciones, la FIA ha decidido no sancionar a Lewis Hamilton en el GP de Japón, por unos "presuntos comportamientos irregulares". Hamilton compareció como testigo y finalmente su victoria adquirió total validez.

Los hechos que pesaba sobre Lewis han tenido lugar sobre las primeras 20 vueltas que se corrieron detrás del coche de seguridad por motivo de la lluvia. Todos los coches corrían en fila según el orden de parrilla y Hamilton frenó, lo que hizo que la caravana tuviera que frenar. Al parecer la FIA puede considerar que eran movimientos poco deportivos.

Con esas paradas rápidas casi provoca que Alonso le adelantase, algo prohibido con el coche de seguridad en pista. Con todo, no se espera una sanción importante (resta de puntos) o pérdida de la victoria en algún sentido. Sería bastante raro, aunque no hay nada claro.

Uno de los sancionados,
Vettel, perderá diez puestos en la parrilla de salida de China por haber colisionado con Mark Webber.

Según el piloto alemán "iba detrás de Webber, cuando al salir de la curva 13, he mirado a la derecha y he visto a Hamilton que iba muy lento, no se porqué y he pensado que podía tener un problema. Probablemente estaba calentando los frenos, y cuando he vuelto a mirar al frente me he visto debajo del coche de Webber, que creo que también ha frenado al ver a Hamilton tan despacio".