El piloto inglés Lewis Hamilton (McLaren) fue detenido por la policía de Melbourne, escenario este domingo del Gran Premio de Australia, por conducir de forma "demasiado ostentosa". "Esta tarde, estaba conduciendo de una manera exuberante y, como resultado, fui parado por la policía", confesó McLaren en un comunicado de su escudería.

Hamilton quedó eliminado en la segunda ronda de clasificación para establecer la parrilla de salida de este domingo y saldrá muy por detrás de Alonso (tercero) y Vettel (que obtuvo la pole position).

El piloto británico ya fue detenido en diciembre de 2007 cuando circulaba a casi doscientos kilómetros por hora en una autovía francesa, por lo que le fue retirado un mes el carné de conducir y tuvo que pagar 600 euros.