Lewis Hamilton
Lewis Hamilton celebra la victoria en el GP de Japón de Fórmula 1. EFE

Lewis Hamilton está más cerca que nunca de proclamarse campeón del mundo de Fórmula 1. Tras su victoria en el GP de Japón, donde Sebastian Vettel sólo fue sexto, le basta con acabar con sumar ocho puntos más que el alemán de Ferrari.

Hamilton salió de Suzuka con 331 puntos por 264 de Vettel. La diferencia de 67 puntos a falta de cuatro carreras (Estados Unidos, México, Brasil y Abu Dhabi) no descartan matemáticamente al alemán, pero sí le dejan al borde del abismo. Si Hamilton sale de Austin, escenario de la próxima carrera este fin de semana, con 75 puntos de diferencia, será campeón.

Ni siquiera podría haber empate, ya que Vettel ya no puede superar las 9 victorias que lleva Hamilton: como mucho igualarlas. En ese caso, se contabilizarían los segundos puestos, y el de Mercedes tiene ventaja: ha finalizado segundo en tres carreras, por dos del de Ferrari.

Con estos condicionantes, Hamilton lo tiene relativamente sencillo para ser campeón en Estados Unidos, un trazado donde además ya ha levantado dos entorchados mundiales y donde ha ganado en las dos últimas temporadas. De hecho, le valdría con lograr el mismo resultado o mejor que en 10 de los 17 Grandes Premios disputados esta temporada 2018.

Hamilton será campeón si:

  • Gana y Vettel es 3º o peor.
  • Es segundo y Vettel, 5º o peor.
  • Es tercero y Vettel, 7º o peor.
  • Es cuarto y Vettel, 8º o peor.
  • Es quinto y Vettel, 9º o peor.
  • Es sexto y Vettel no puntúa (11º o peor).