Neymar
Neymar Junior, durante un partido del PSG. EFE

La Agencia Tributaria ha abierto una inspección a Neymar Junior por dos operaciones: el cobro de su prima de renovación con el FC Barcelona (64,4 millones de euros brutos) y su fichaje por el PSG, cerrado poco después por de 222 millones de euros. El delantero brasileño vivió en España más de 183 días durante el año 2017  y, por tanto, estaba obligado a declarar allí todos sus ingresos, tanto los del Barcelona como los del PSG.

Según informa ‘El Mundo’ este lunes, Hacienda ha irrumpido por sorpresa en el procedimiento en que se enfrentan el jugador brasileño y el club azulgrana para liquidar sus deudas pendientes y el Juzgado de lo Social número 15 de Barcelona ha dado traslado inmediato del expediente judicial a la Inspección Tributaria. Una intervención así por parte de Hacienda es poco habitual, al existir un procedimiento judicial en curso. Dentro de diez días se celebrará el juicio para dirimir el asunto de la prima de fichaje.

El Barça realizó un primer pago a Neymar por importe de 23,7 millones antes de impuestos, pero la marcha del jugador al PSG dejó pendiente el cobro de la cantidad restante; el club se negó a abonarla y le reclama ahora la devolución de la totalidad de la prima con intereses, así como una multa por daños y perjuicios: en total, unos 75 millones. Neymar en cambio exige el importe que le queda por cobrar con intereses.

El traspaso más caro de la historia

Además, Hacienda ha exigido también el contrato entre Neymar y el PSG. El club francés ha entregado el contrato, pero con las cifras del acuerdo tachadas aludiendo a que son confidenciales. Es probable que el juzgado vuelva a requerir la documentación, pues ha ocultado de forma deliberada la cantidad neta acordada por Neymar y el PSG. Ha trascendido que puede aproximarse a los 40 millones libres de impuestos.