Mo Farah
El atleta británico Mo Farah celebra su victoria en la final de los 10.000 en Río. EFE

Mo Farah y Haile Gebrselassie, ambos mitos del atletismo y campeones olímpicos, han roto relaciones después de las graves acusaciones que ambos han intercambiado.

El británico se hospedó en un hotel propiedad del etíope en Addis Abeba, el Yaya Africa Athletics Village, y denuncia un robo de diversas pertenencias y dinero en efectivo -3.000 euros- que Gebrselassie niega.

De hecho, el fondista de Etiopía asegura que Farah trató de chantajearle y le acusa de agredir a un matrimonio que se hospedaba en el mismo hotel.

"Se produjeron varias quejas por una conducta desafortunada que no te esperarías de una persona de su calibre. Farah fue denunciado a la policía por agredir a un matrimonio de atletas en el gimnasio del hotel", explica Gebrselassie en un comunicado, en el que añade que los cargos fueron retirados gracias a su mediación.

"Farah preguntó al hombre que por qué le estaba siguiendo, y cuando éste le respondió que no era cierto y que sólo estaba haciendo su trabajo, Farah se lio a puñetazos y patadas con ambos, aunque especialmente con el marido. Hubo muchos testigos de lo sucedido, no puede negarlo porque había bastante gente dentro del gimnasio que pudo ver lo que estaba pasando", detalla el etíope.

Un portavoz de Mo Farah ha salido al paso de las declaraciones pero se ha limitado a tildarlas de 'cortina de humo' para tapar el robo de sus pertenencias y efectivo en el hotel.