Guardiola y Raúl podrían volver a coincidir en un clásico... con la corbata puesta

  • Laporta reivindica al técnico del Barça como futuro presidente culé.
  • Raúl, en la agenda de Florentino para ser su vicepresidente.
  • Nikolaidis y Penev, ex futbolistas carismáticos que dieron el salto.
Laporta y Guardiola se estrechan la mano. (Archivo)
Laporta y Guardiola se estrechan la mano. (Archivo)

Son dos auténticas instituciones en sus clubes, han dedicado toda su vida profesional en España a los equipos que les consagraron y tienen un carisma desbordante para ambas aficiones.

Pep Guardiola y Raúl González son dos veteranos  y dos referencias en Barcelona y Real Madrid, y ambos han disputado y siguen disputando  clásicos.

Guardiola, directa o indirectamente, estará vinculado al club de sus amores" (Joan Laporta)

Raúl, en la recta final de su carrera como futbolista, y Guardiola, que debuta esta campaña como técnico azulgrana, admiten muy pocas discusiones, con el corazón o con las cifras en la mano.

El presidente azulgrana, Joan Laporta, consciente del magnetismo del ex mediocentro, le elogió e incluso le postuló como sucesor suyo: "Directa o indirectamente estará vinculado al club de sus amores, eso seguro. Es una persona que podría ser un gran presidente del Barcelona".

Curiosamente, el '7' madridista parece bien situado para seguir un camino similar al  catalán. Así, el mes pasado se filtró el ambicioso plan de Florentino Pérez si retomara la presidencia blanca, que sería nombrar al delantero y a Zidane como vicepresidentes de la entidad madrileña.

Un peso pesado del vestuario como Guti comparte esta idea. De hecho, él fue más allá, y ve a su actual compañero como futuro máximo mandatario del club.

Penev, Nikolaidis...

Si finalmente Guardiola y Raúl cambiaran el césped por las oficinas, seguirían el camino de muchos futbolistas ilustres, que con más o menos suerte también probaron fortuna en las altas esferas de sus entidades.

De hecho, los cuatro futbolistas más grandes de la historia, según el sentimiento popular, han asumido cargos importantes en clubes muy emblemáticos para ellos.

No llegaron a ser presidentes, pero dejaron o dejan su huella. Alfredo  Di Stéfano, por ejemplo, es presidente honorífico del Real Madrid. Johan Cruyff, aunque efímeramente, fue asesor deportivo del Ajax. Maradona, antes de volver a los campos como entrenador de la selección argentina, ejerció de vicepresidente de la Comisión de Fútbol del Boca Juniors. Y Pelé, el icono brasileño, fue nombrado asesor ejecutivo del Santos.

Otros ex futbolistas de menor calado sí que llegaron al máximo escalafón directivo de un club. Demis Nikolaidis, símbolo del AEK de Atenas y ex jugador del Atlético de Madrid, se convirtió en su presidente tras comprar la entidad con motivo de una profunda crisis motivada por un escándalo de corrupción. Luboslav Penev, precisamente otro ex rojiblanco que también jugara en Valencia, Celta y Compostela, presidió el CSKA de Sofía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento