Pep Guardiola
Pep Guardiola, entrenador del Manchester City. EFE

Otro año más, y van ocho consecutivos, Pep Guardiola verá la final (y la semifinal) de la Champions League por televisión. El entrenador español que maravilló con el Barcelona de Messi, Xavi, Iniesta y compañia y que se encumbró a los altares de los aficionados al fútbol de toque volvió a caer antes del encuentro decisivo. Su Manchester City fue superado por un Tottenham con más oficio y pegada en la vuelta de cuartos de final.

El rendimiento que muestran en sus ligas los equipos de Guardiola desde que dejó el Camp Nou no ha podido repetirse en la competición más prestigiosa del mundo del fútbol de clubes. Ni en el Bayern de Múnich ni en el Manchester City ha logrado levantar una orejona que sí logró en España, con las Champions culés de 2009 y 2011.

El bagaje de Guardiola desde 2011 en la Copa de Europa no está a la altura de lo que su prestigio dice. Despidió el Barcelona con unas semifinales en la 2011/12, y desde entonces ha sumado tres 'semis' más con el Bayern, y unos octavos y dos cuartos con el City.

Es precisamente con el equipo inglés con quien más altas estaban las expectativas y donde peor le ha ido, y de hecho con la derrota ante el Tottenham de Pochettino ha confirmado su peor temporada como entrenador en la Champions, con seis victorias y cuatro derrotas, más que nunca, aunque hayan caído en la misma ronda del año anterior.

Casi 1.000 millones en fichajes

Uno de los puntos que más señalan los críticos de Guardiola es el inmenso gasto que sus clubes han hecho en fichajes para dominar en Europa, algo que no ha logrado. En seis temporadas, desde la 2013/14 que se fue a Alemania, Bayern y City juntos han invertido en incorporaciones 812 millones en euros, cuyo rendimiento ha aportado tres Bundesligas, dos Copas de Alemania, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes (Bayern), además de una Premier League, dos Copas de la Liga inglesa y una Community Shield (City). Pero ninguna Champions.

El Bayern se gastó algo más de 204 millones en jugadores para Guardiola, y llegaron futbolistas contrastados como Thiago Alcántara, Arturo Vidal, Benatia, Douglas Costa o Götze. Las tres semifinales consecutivas en Champions le saben a muy poco.

En el City la inversión ha sido mucho mayor. En su primer año de 'skyblue', se gastó más que en los tres anteriores en Alemania. 213 millones para fichar a Gabriel Jesús, John Stones y Gündogan entre otros, pero llegó el Mónaco en el que por entonces brillaba un tal Kylian Mbappé para eliminarles en octavos. Al año siguiente, en la 2017/18, batió el récord de traspasos de la Premier con 317,5 millones para fichar a Danilo, Bernardo Silva, Ederson, Kyle Walker, Mendy o Laporte...  y volvió a caer, esta vez en cuartos, con el Liverpool.

En esta campaña sólo ha gastado 77 millones, de los que 67 fueron en Riyah Mahrez, pero el resultado ha sido el mismo que el año pasado. Desde Inglaterra empiezan a mirar con desconfianza al técnico catalán, ya que por mucho que él diga que no llegó al City para ganar la Champions, es un título que los aficionados (y los dueños) ansían.