Pep Guardiola
Pep Guardiola da órdenes durante el City-Liverpool EFE

Pep Guardiola acabó la primera parte del Manchester City-Liverpool siendo sujetado por su cuerpo técnico y empezó la segunda mitad en la grada junto a Manel Estiarte. El motivo: Mateu Lahoz, el colegiado valenciano elegido para pitar el partido, le expulsó.

El entrenador del Manchester City mandó callar con gestor gestos muy airados al árbitro, por entender que le habían anulado un gol muy claro con el 1-0 en el marcador. El tanto fue anulado a Sané después de que Karius despejase un balón, que rebotó en Milner y remató el futbolista del City, lo que fue considerado como fuera de juego. Guardiola saltó al campo para pedirle a sus jugadores que no le dijeran nada al árbitro, pero fue él quien lo hizo. Cuando Mikel Arteta, segundo del técnico español, se dirigió al colegiado, el trencilla fue claro: "Dile a Pep que está expulsado". Mateu Lahoz será el representante español de los 36 árbitros que van a pitar en el Mundial de Rusia.

Pep Guardiola ya había recordado la actuación de Mateu Lahoz en el City-Mónaco del año pasado. Después del partido en el que podía haberse proclamado campeón de la Premier, pero no lo logró, cargó contra el árbitro valenciano, sin nombrarle. "Recuerdo lo que pasó el año pasado. Íbamos 1-1 en casa frente al Mónaco cuando hubo un claro penalti a Agüero y una tarjeta roja que un árbitro español no pitó. Pasamos de un posible 2-1 al 1-2. Ese tipo de situaciones son muy importantes", adivirtió.

Guardiola vio desde la grada cómo le remontaba el partido el Liverpool. Primero Salah y después Firmino le dieron la vuelta al tanto que marcó Gabriel Jesús en el minuto 2 de encuentro.