Pep Guardiola
El entrenador del F.C. Barcelona, Josep Guardiola Toni Garriga / EFE

El entrenador del FC Barcelona, Pep Guardiola, ha abierto este viernes la posibilidad para un nuevo y último fichaje en el club antes de que finalice la pretemporada, aunque ha descartado referirse a qué posición pretende cubrir.

Si los que queremos que vayan cedidos se quedan, los cuidaremos Aún así, Guardiola sigue defendiendo el objetivo de tirar de la cantera porque entiende que con los 19 profesionales de los que dispone, sin tener en cuenta a los que pretende descartar: Hleb, Víctor Sánchez y Martín Cáceres, "hay más que suficiente, pero puede que entre uno más", en alusión a un fichaje. "Puede llegar algún fichaje más. Sí, puede entrar alguno. Pero si no entra seremos 19, más 3, 4, o 5 del filial que nos pueden ayudar. Ahora bien, si los que queremos que vayan cedidos se quedan, los cuidaremos, pero seré yo el que decide quién jugará", ha precisado.

Guardiola se ha mostrado hermético acerca del futuro de Zlatan Ibrahimovic, ya que se ha negado a responder a las reiteradas preguntas que se le han planteado en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva este mediodía. El preparador no ha querido atender ninguna de las preguntas sobre Ibra y a su futuro en el Barça, aunque sí que ha señalado que el jugador "está aquí", y ha recuperado la posición de hace una semana cuando ha subrayado que, para el bien de la entidad, es mejor que no se pronuncie sobre esta cuestión. "El que decide no hablar soy yo", ha reiterado.

Los informadores gráficos, molestos

El roce con los periodistas no ha terminado sólo en la rueda de prensa. Y es que casi la totalidad del colectivo de informadores gráficos que cubre la información diaria del FC Barcelona ha entregado este mediodía una carta al entrenador azulgrana en la que le expresa su queja por las limitaciones que están teniendo para desarrollar su actividad periodística.

Al finalizar la conferencia de prensa, representantes del colectivo de fotoperiodistas han entregado en mano la carta a Guardiola, quien se ha comprometido a leerla y a dar una respuesta. El problema se debe a que esta temporada el cuerpo técnico del Barcelona ha decidido cerrar la casi totalidad de los entrenamientos a los periodistas, que la sala de prensa de la Ciudad Deportiva se ha trasladado de ubicación y que los deportistas del primer equipo han dado el visto bueno para alejar a los periodistas de su entorno.