Pep Guardiola
Pep Guardiola, en la banda del Vicente Calderón. (EFE) EFE

Josep Guardiola, técnico del FC Barcelona, considera que la obligación de los árbitros "es vigilar la violencia" y aventura que con Leo Messi los contrarios "hay momentos en los que se pasan" y no le extrañaría que un día "le harán daño de verdad".

A pesar de personalizar en Messi, y de recalcar que no quiere quejarse de los arbitrajes, Guardiola quiso aclarar que esta percepción también la tiene con otros jugadores talentosos.

En el caso del argentino, el entrenador del Barça recuerda que últimamente "bola que toca, bola que va al suelo" y que los árbitros "no intervienen en este sentido".

Le gustó la imagen que dio el equipo en la Copa del Rey ante el Mallorca

En cuanto a la situación del equipo, a Guardiola no le molesta que se esté dudando sobre su capacidad. "No sé si se duda del equipo. Yo no sé qué piensan todos los aficionados", dijo el técnico, quien esbozó una sonrisa al asegurar: "Que se hable de crisis está bien".

"Lo que hemos hecho (hasta ahora) no sirve. Lo tenemos que volver a hacer", ha explicado el técnico, quien comentó que ante el Mallorca el equipo recuperó buenas sensaciones, presionó más y no permitió opciones al rivales, y aseguró que físicamente el Barça se encuentra a buen nivel.

Este sábado, ante el Athletic, para Guardiola el partido tiene la importancia de cualquier otro encuentro desde el inicio de la temporada, con independencia de la mala racha del Barça, que ha encadenado cinco partidos sin ganar: "Aquí hay que ganar siempre", recuerda.