La segunda jornada de la Eurocopa asiste al estreno del Grupo B con dos partidos: Alemania-Polonia y Austria-Croacia. El más interesante sobre el papel es el encuentro entre alemanes y polacos, unos vecinos muy mal avenidos que auguran un partido calentito.

En los días previos la prensa de cada país se ha dedicado a caldear el encuentro metiéndose con el contrario. Tanto es así, que en la víspera del encuentro aficionados polacos y alemanes se pelearon en la ciudad de Klagenfurt, sede del partido, con el resultado de 17 detenidos.

Alemania, obligada a ganar

En el plano deportivo, Alemania, una de las favoritas, buscará su primera victoria en esta competición desde 1996 -cuando la ganó-, ante Polonia, que debuta en una fase final y que aspira a derrotar a su rival por primera vez en 16 enfrentamientos, el última en el Mundial 2006.

Los alemanes alinearán a su equipo titular y no cuentan con bajas. Polonia, que juega su primera fase final de una Eurocopa, acude con alguna baja importante: a la baja de Jakub Blaszczykowski (Borussia Dortmund), uno de los hombres clave para el técnico holandés, producida hace unos días, se unió en las últimas horas la de su segundo portero, Tomasz Kuszczak, del Manchester United.

Alineaciones probables:

Alemania: Lehmann, Lahm, Mertesacker, Metzelder, Jansen, Fritz, Frings, Ballack, Schwinsteiger, Klose, Mario Gómez.

Polonia: Boruc, Wawrzyniak, Bak, Zewlakow, Wasilewski, Lewandowski, Dudka, Lobodzinski, Krzynowek, Smolarek, Zurawski. Arbitro: Tom Henning Ovrebo (Noruega).

Estadio del Woerthersee, en Klagenfurt. 20. 45 horas.