Griezmann
Griezmann, en acción en la final del Mundial. EFE

2018 está siendo el año de Griezmann.

El delantero del Atlético de Madrid se ha consagrado en este Mundial de Rusia tras ganarlo con Francia y ser pieza clave del equipo Bleu. No arrancó muy bien la cita mundialista, peor en los cruces llegó el verdadero Griezmann. Él es el primer defensor de Francia y en él acaban las salidas fulgurantes del equipo galo al contragolpe.

Además, fue nombrado mejor jugador de la final. Meses antes, también había logrado eso. Fue en la final de la Europa League que ganó con el Atlético. Así, Griezmann es el único jugador que ha sido nombrado MVP en la final de un Mundial y mejor jugador de una final europea de clubes el mismo año.

Los números con el Atlético han sido brutales. 19 tantos en Liga y goleador en todas las eliminatorias de la Europa League, con un doblete incluido en una final histórica de Europa League.

Títulos, números... que hacen pensar que Griezmann oposita, y con fuerza, por el más que abierto Balón de Oro de este año acabando, de ser así, con la década hegemónica de Cristiano y Messi.

¿Y Modric?

El mediocentro croata Luka Modric ha sido premiado con el Balón de Oro como mejor futbolista del Mundial, a pesar de caer este domingo en la final disputada en el Estadio Luzhniki ante la selección francesa (4-2), habiendo acabado la competición con dos goles y una asistencia, y superando en la votación definitiva al belga Eden Hazard y al francés Antoine Griezmann, segundo y tercero.

Y aunque el delantero del Atlético de Madrid se alzó con la deseada copa de campeón, el croata logró con esta distinción individual sumar crédito para su candidatura al Balón de Oro, que reconocerá al mejor futbolista del mundo en diciembre.