Samaras mete a Grecia en octavos de final
Giorgios Samaras, abajo, es felicitado por sus compañeros por el penalti señalado por el árbitro que el ariete marcaría y supondría el avance de Grecia a los octavos de final. EFE

En el fútbol, Grecia más que un estilo propio es todo un espíritu libre que en Brasil afronta su tercer mundial. La selección helena, gracias a sus dos únicos goles en tres partidos, derrotó a Costa de Marfil y pasó de cerrar el grupo C del Mundial de Brasil a avanzar a los octavos de final del torneo como segunda de grupo. El plantel dirigido por el portugués Fernando Santos, se enfrentará a Costa Rica en la primera ocasión que supera la fase de grupos. El último servicio, de momento, de un equipo que todavía conserva jugadores que ganaron la Eurocopa de 2004 contra todo pronóstico.

Ninguno de los contendientes, ni Grecia ni Costa de Marfil, había superado la fase de grupos hasta ahoraEl pase se concretó gracias a un penalti transformado por Giorgios Samaras en el minuto 93, cuando Grecia apuraba contrarreloj la gestión incómoda de un tanto de Bony que metía, muchos minutos después, a Costa de Marfil en la siguiente ronda. Era un duelo marcado por la novedad: ninguno de los contendientes había superado la fase de grupos hasta ahora.

Lo cierto es que el conjunto griego se encontró con la clasificación cuando ya no confiaba en ella, cuando ya los marfileños festejaban una clasificación que dedicar al Ibrahim Toure, el hermano pequeño de Yaya y Kolo que falleció el pasado viernes. Con esa intención, Yaya y Kolo fueron titulares, todos sus compañeros lucieron brazaletes negros y el técnico, Sabri Lamouchi, armó un conjunto ofensivo, para que no hubiese dudas. Pese a que podía valerle el empate, Costa de Marfil fue con todo al campo. Esta vez, Lamouchi no reservó a Didier Drogba para los minutos finales, sino que quiso utilizar toda la capacidad intimidatoria del capitán desde el principio. Mientras durase.

Grecia, además, volvió a tener que cambiar el guión antes de tiempo y, como ante Japón, Fernando Santos se vio forzado a hacer un par de cambios por las tempranas lesiones de Kone y del meta Orestis Karnezi. Fue el primero de estos el que hizo que los griegos volviesen a soñar con la clasificación. El equipo de Fernando Santos ya había avisado a la media hora, con un contragolpe que envió al larguero Jose Cholebas y, doce minutos después, cambió el curso del partido con una nueva contra. Esta vez la propició un grave error de Cheik Tiote, que perdió el balón en su línea de tres cuartos. Samaras lanzó el contraataque y Samaris (quien había salido del banquillo) por  lo culminó.

El gol dejó en la lona a los marfileños y envalentonó a Grecia, que fue en busca de un segundo gol, e incluso dominó, pero cometió el mismo error que su rival. Creyó tener controlado el partido y se encontró desguarnecido en una rápida jugada de ataque, que terminó con un pase de Gervinho a Wilfried Bony, quien entró en el segundo tiempo en sustitución de Tiote. En el camino, hasta tres balones mandaron los griegos a los palos (uno lo firmó un Karagounis que a sus 37 años sigue pegándole duro y bregando con un chavalín).

Grecia lo intentó todo, pero si éxito, hasta que en el minuto 93, un ingenuo penalti cometido por Sio, que había salido al campo diez minutos antes, precisamente para defender el resultado, dejó a Costa de Marfil sin su premio de la forma más cruel y a los griegos con la oportunidad de disputarle a Costa Rica un puesto en los cuartos de final, el próximo 29 de junio, en Recife.

Ficha técnica

2 - Grecia: Karnezis (Glykos, m.24); Torosidis, Manolas, Papastathopoulos, Cholevas; Karagounis (Gekas, m.78); Kone (Samaris, m.12), Maniatis, Christodoulopoulos, Samaras; Salpingidis.

1 - Costa de Marfil: Barry, Aurier, Kolo Toure, Bamba, Boka; Tiote (Wilfried Bony, m.61), Serey; Kalou, Yaya Toure, Gervinho (Sio; 83) Drogba (Diomande, m.78).

Goles: 1-0 (min 42): Samaris; 1-1 (min 74): Wilfried Bony; 2-1 (min 93): Samaras, de penalti.

Árbitro: Carlos Vera (Ecuador). Amonestó a los marfileños Drogba, Serey y Kalou.

Incidencias: partido de la tercera jornada del grupo C del Mundial de Brasil 2014 disputado en el estadio Castelao de Fortaleza ante 60.000 espectadores.