Kris Boeckmans
El ciclista belga del Lotto Kris Boeckmans, inconsciente en el suelo tras la grave caída sufrida en la Vuelta. RTVE

Faltaban 49 kilómetros para la llegada a la meta de la octava etapa de la Vuelta a España cuando el pelotón pasaba por la avenida Juan Carlos I de Murcia, cerca de la fábrica de cerveza Estrella de Levante, en la pedanía de Espinardo. Fue allí donde se produjo un escalofriante accidente que dio con decenas de corredores en el suelo y con el belga del Lotto Kris Boeckmans inconsciente, teniendo que se trasladado a un centro hospitalario.

Poco después, el equipo Lotto informaba en Twitter de que el corredor estaba en coma inducido con conmoción cerebral y numerosas fracturas en el rostro. Además, Boeckmans fue ingresado con tres costillas rotas y un pulmón perforado, pero está fuera de peligro. Fue operado este sábado por la noche y los doctores han informado este domingo que se encuentra "estable" y que valoran sacarle del coma inducido este lunes.

Las primeras imágenes del belga este sábado eran preocupantes, ya que yacía inmóvil en el asfalto. Se le aplicó respiración asistida y en pocos minutos llegó una ambulancia que lo trasladó a un centro hospitalario de Murcia.

Otros de los más perjudicados en la caída fueron el estadounidense Teejay Van Garderen, el irlandés Daniel Martin y el francés Nacer Bouhanni , que se quedaron tumbados en el suelo doliéndose de sus hombros. Van Garderen fue hospitalizado y abandonó la carrera.

El maillot rojo, el colombiano Esteban Chaves, también se cayó, sin consecuencias graves, y tuvo que empujar en los posteriores kilómetros para alcanzar al pelotón.

La etapa fue para el belga Jasper Stuyven en una llegada al sprint en el centro de la ciudad de Murcia.

También se cayó Sagan

Los comisarios de la Vuelta a España han decidido expulsar de la carrera al piloto de la moto de la organización que provocó, en la octava etapa, la caída del ciclista eslovaco Peter Sagan, quien a su vez ha sido multado por "injurias, amenazas y atentar contra la imagen del ciclismo".

En aplicación del reglamento de circulación en carrera, los comisarios de la UCI tomaron tal decisión "por adelantar a un grupo provocando la caída de un corredor", en este caso de Peter Sagan (Tinkoff).

El corredor deberá pagar 200 francos suizos por "injurias y amenazas" y otros 100 por "un comportamiento que atenta contra la imagen del ciclismo".
Sagan, indignado con la maniobra del motorista, dio una patada a la bicicleta y profirió una serie de insultos hacia el infractor.