Atlético-Real Madrid en la Copa
El jugador del Atlético de Madrid Raúl García (i) disputa el balón con Sergio Ramos (d), del Real Madrid, durante el partido de vuelta de la semifinal de la Copa del Rey. ALBERTO MARTÍN / EFE

La final de la Champions que enfrentará a Real Madrid y Atlético en Lisboa (24 de mayo) deparará grandes duelos sobre el campo. Porteros extraordinarios, defensas que deciden partidos, centrocampistas todoterreno y goleadores sin piedad para decidir el máximo trofeo continental de clubes.

Iker Casillas: quiere hacer aún más grande su leyenda. Su temporada ha sido de lo más extraña, siendo solo titular en la Copa del Rey y en la Champions, pero su rendimiento ha sido espectacular. No ha acusado la poca actividad (acabará la temporada con solo 21 partidos disputados), y ha respondido con grandes paradas, mucha seguridad y ningún fallo. Además, ha sido capaz de aislarse del eterno debate de la portería sobre si él o Diego López debería ser el cancerbero titular en la Liga. Para el recuerdo quedan paradas impresionantes como la que le realizó a Boateng en el campo del_Schalke. Ha recuperado la confianza y esa sensación extraña de que en el momento clave hará la parada de su vida o el poste será su gran aliado. Dos torneos disputados con un impresionante balance: un título y, de momento, una final.

Thibaut Courtois: el mejor portero del momento. Es, sin discusión, el portero más en forma del mundo. Y es que el belga lo tiene todo: colocación, reflejos, buen juego por alto y un fantástico uno contra uno. Sus paradas han sido claves en el título liguero rojiblanco y en la gran trayectoria en la Champions. Fundamental en la eliminatoria ante el Barça, castigó al equipo que tiene sus derechos, el Chelsea, con dos impresionantes paradas, especialmente en la vuelta en Londres, cuando Mourinho le señaló como principal causante de la eliminación de su equipo. Está llamado a convertirse en el mejor portero del mundo, si es que no lo es ya, y buena parte de las opciones del Atlético de Madrid en la final pasan por sus intervenciones milagrosas bajo los palos. Solo ha encajado 6 goles en 11 partidos en la Champions esta temporada.

Sergio Ramos: un líder con la confianza al máximo. Dos soberbios cabezazos suyos en Múnich sellaron el billete para la final del Real Madrid y son ya parte de la historia del conjunto blanco. Fue su venganza por lo sucedido dos años antes, cuando fue objeto de mofa por un penalti lanzado a las nubes también en unas semifinales de la Champions ante el Bayern. Cuando ha llegado el momento de la verdad, el sevillano ha ofrecido su mejor versión, la de uno de los mejores centrales del mundo, si no el mejor. Es rápido al cruce, va muy bien por alto, saca el balón jugado con precisión tanto en corto como en largo y se ha convertido en el líder de la defensa blanca, formado una pareja perfecta con Pepe. Llega a la final en su mejor momento de la temporada y además está viendo gol con frecuencia.

Diego Godín: el héroe de la Liga y jefe de la defensa. Es el héroe de la Liga del Atlético de Madrid, el hombre cuyo cabezazo en el Camp Nou dio el empate que supuso el título para los rojiblancos, y además el  líder de la que actualmente es la mejor defensa de Europa. Diego Godín es todo carácter, la intensidad es la seña de identidad de su juego. El central uruguayo aporta anticipación, contundencia y seguridad, y se encuentra especialmente cómodo cuando el equipo contrario domina y el Atlético está replegado atrás. No se complica en la salida de balón y ofrece un bueno número de goles gracias a su gran remate de cabeza en el juego parado. Su tándem con Miranda es una de las claves de los pocos goles que encaja el conjunto colchonero.

Gareth Bale: potencia imposible de detener. El fichaje estrella de la temporada ha dado lo mejor de sí mismo en los momentos claves. Se le ve cada vez más asentado en el equipo, con más confianza y, sobre todo, en mejor estado físico. Comprometido con el equipo en defensa cuando más falta ha hecho, el galés aporta desborde, pases de gol y mucha dinamita arriba. Nunca se esconde, siempre encara y tiene la portería contraria en mente en todo momento. En apenas un año, ya ha dejado dos jugadas para el recuerdo: en Múnich, regalándole el tanto a Cristiano tras robar el balón en área propia y llegar en carrera hasta el área rival, y en la final de Copa, en una demostración de potencia ante Bartra para dar el título a su equipo.

Jorge Resurrección 'Koke': un talento consagrado definitivamente. Koke se ha consagrado definitivamente como uno de los centrocampistas más importantes del fútbol español. Y es que pocos jugadores son tan completos como el madrileño. A su visión de juego privilegiada para ver los desmarques de los delanteros, especialmente los de Costa, une un excepcional trabajo y una gran disciplina táctica ideal para el conjunto de Simeone Indiscutible en las listas de Del Bosque, apunta a relevo de Xavi como líder del mediocampo español más pronto que tarde. Su labor en la final será fundamental, en ausencia de Xabi Alonso el Atlético debe aprovechar para marcar el ritmo que más les interesa.

Cristiano Ronaldo: el insaciable goleador portugués. Sus cifras hablan por sí mismas: 16 tantos en 10 partidos, lo que le han convertido en el máximo goleador de una edición de la Champions. La voracidad del portugués no tiene límites: lo quiere jugar todo y tiene una verdadera obsesión con el gol. Sin embargo, esa ambición le ha jugado una mala pasada en las últimas pasadas y su físico se ha resentido, por lo que su estado físico en la final es una incógnita. Si está a tope, el Madrid tiene mucho ganado. Partiendo desde la izquierda, el portugués amenaza con su desborde, asusta con su tremendo disparo desde lejos, posee uno de los mejores remates de cabeza del mundo y llega al área el primero gracias a su físico privilegiado. Sabe que los ojos del mundo estarán pendientes principalmente de él, por lo que debe gestionar bien la presión y su ansiedad.

David Villa: un delantero que vive para el gol. Que no estamos ante el Villa de sus mejores años no es un secreto. La edad y las lesiones sufridas durante su carrera hacen que el delantero asturiano esté lejos del nivel que llevó a Madrid y Barça a pegarse por el '7' del Valencia. Pero pese a ello, David Villa es una garantía de cara al gol. Su intuición sigue intacta y posee un potente y preciso disparo con ambas piernas.  Una inoportuna lesión le apartó del equipo cuando parecía estar viéndose al Villa de su mejor época y desde entonces ha alternado titular y suplencias. En Liga ha ofrecido un buen rendimiento, aportando trece goles, pero tiene en la Champions su asignatura pendiente: el asturiano no marcado en ninguno de los seis partidos que ha jugado.