Este instrumento, que ya ha sido empleado por la ACB en las últimas cuatro finales ligueras, deparó un registró máximo de 115,4 decibelios en la final de la temporada 2002/03, cuando Jasikevicius logró la canasta del triunfo del Barça.